Ir a contenido

Las presidenciales en Brasil

El Tribunal Electoral investiga la campaña de Bolsonaro

El uso indebido de propaganda política a través de WhatsApp estalla a pocos días de las elecciones

Crece en las encuestas el miedo a que se instaure una dictadura

Abel Gilbert

Bolsonaro es favorito para ganar la segunda vuelta electoral este 28 de octubre.

Bolsonaro es favorito para ganar la segunda vuelta electoral este 28 de octubre.

"No necesito ¿fake news`. Ese tipo de contacto con bandidos lo tiene el PT, no yo". Jair Bolsonaro reaccionó este sábado con desagrado ante la decisión del Tribunal Superior Electoral (TSE) de investigar a las empresas relacionadas con el envío de miles de mensajes por WhatsApp en de su candidatura presidencial. El mecanismo de “guerrilla virtual” como lo llamó la revista “Carta Capital”, salió a luz en las últimas horas a través de una revelación del diario Folha de S.Paulo.  A ocho días de la segunda vuelta electoral, la ultraderecha se ve envuelta en un inesperado escándalo.

El propio Fernando Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores (PT) se puso al frente del pedido formulado a la justicia para que dilucidara si Bolsonaro es responsable de los delitos abuso de poder económico y uso indebido de los medios de comunicación. El juez Jorge Mussi, del TSE, dispuso que Bolsonaro y su compañero de fórmula, Hamilton Mourao, así como otras personas representantes de las empresas sean notificadas y "presenten defensa, sí así desean". Mussi rechazó las peticiones del PT de registros y allanamiento en las firmas al considerar que toda la "argumentación" de la querella se basa en "reportajes periodísticos".

Por su parte, la Policía Federal aceptó el pedido de la fiscal general de averiguar si empresas de tecnología de la información estarían diseminando de manera "estructurada" noticias falsas "referentes a los dos candidatos que disputan la segunda vuelta de las elecciones para presidente". Según Dodge, la difusión de "informaciones falsas u ofensivas" en las redes sociales podría interferir en la opinión de los electores.

El paso dado por el TSE se conoció por lo pronto cuando WhatsApp, que cuenta con 120 millones de usuarios en Brasil, anunció "acciones legales” para evitar que esa herramienta siga siendo central en la campaña de “fake news”. Folha había denunciado que un grupo de empresas privadas financiaba su distribución así como propaganda explicita favorable al candidato del Partido Social Liberal (PSL). Esas cuentas, informó WhatsApp, fueron borradas.

No se descarta que el TSE se pronuncie antes de que se abran las urnas, el 28 de octubre. “El mundo espera respuestas rápidas de Rosa Weber”, señaló Tereza Crunivel en Jornal de Brasil, aludiendo a la integrante de esa instancia judicial que, a la vez, preside el Tribunal Supremo. las empresas envíen mensajes masivos con contenido electoral. "Hemos borrados cuentas (de WhatsApp) con conexión con estas empresas", dijo la aplicación de mensajería en un comunicado.

Los seguidores de Bolsonaro reaccionaron de inmediato. "Entra en esta corriente para llegar a todos los rincones de Brasil", dice un mensaje enviado por partidarios del capitán para que sus simpatizantes entren de manera voluntaria en los nuevos grupos creados en la aplicación para la campaña electoral.

Las redes sociales se han convertido en un territorio fundamental de la disputa política para la ultraderecha. Algunos analistas no dejan de recordar el papel que ha jugado Cambridge Analytica, la compañía experta en el manejo de la Big Data y que está involucrada en la elección que le dio el triunfo a Donald Trump en EE.UU así como en el Brexit.  Cambridge Analytica  se asoció con un publicista bahiano, André Torretta. Cuando, meses atrás, se conoció la filtración en Facebook, la justicia brasileña abrió una investigación a Torretta que se encuentra bajo secreto.

SIGNOS DE VIOLENCIA

Una transexual identificada como Laysa Fortuna, de 25 años, fue asesinada a cuchillazos en el centro de Aracaju, en el estado de Sergipe, por un seguidor de Bolsonaro. El atacante fue arrestado de inmediato. Se trata del segundo crimen vinculado con la campaña electoral. A su vez, en Porto Alegre, en el sur del país, una joven de 19 años fue agredida por tres personas de su edad al descender de un autobús. Sobre su barriga le marcaron a punta de navaja la esvástica nazi. La víctima, por temor a nuevas represalias, prefirió retirar la denuncia. El caso fue cerrado pero las imágenes de su estómago provocaron estupor.

MIEDO A UNA DICTADURA

En este contexto, el instituto Datafolha dio a conocer una nueva encuesta que da cuenta de los temores de un sector importante de la sociedad. De acuerdo con la consultora, un 50% de los encuestados creen que existe la posibilidad de que en Brasil se implante una nueva dictadura. En febrero de 2014, el porcentaje era del 39%. Este horizonte es descartado por el 42% de los que votarán el 28 de octubre. El 41% de los entrevistados defiende a su vez una "intervención en sindicatos" y otro 32% se muestra de acuerdo con el arresto de sospechosos de crímenes sin autorización de la justicia.