Ir a contenido

NEGOCIACIÓN ENCALLADA

La UE se resigna al bloqueo del 'brexit'

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, exigirá este miércoles a la primera ministra británica, Theresa May, "propuestas concretas" para romper el impasse

El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, admite que se necesita "más tiempo" y "calma" para lograr un pacto sobre una salida ordenada del Reino Unido

Silvia Martinez

Jean-Claude Juncker y Donald Tusk. 

Jean-Claude Juncker y Donald Tusk.  / EFE / OLIVIER HOSLET

La Unión Europea está acostumbrada a las negociaciones difíciles y a sacar acuerdos de la chistera en el último minuto. Ha ocurrido en el pasado en innumerables ocasiones. En esta, sin embargo, todo apunta a que la trascendental cumbre de líderes europeos sobre el ‘brexit’, que se celebra este miércoles en Bruselas, concluirá sin los avances esperados, con las negociaciones sumidas en un nuevo y peligroso 'impasse' y con un escenario de no acuerdo más posible que nunca. 

“Desafortunadamente, el informe de Michel Barnier –el negociador jefe de la UE- y el debate de la Cámara de los comunes de ayer (por el lunes) no me dejan razones para el optimismo”, ha reconocido este martes el presidente de la UE, Donald Tusk, tras la cumbre social tripartida celebrada con los agentes sociales y empresariales. Los 27 dieron hace tres semanas en Salzburgo hasta el Consejo Europeo de octubre –que arranca con una cena y proseguirá el jueves- para despejar el camino a un acuerdo de divorcio amistoso y constatar progresos en la negociación, pero este calendario ha terminado saltando por los aires.

Según fuentes diplomáticas, todo estaba previsto para que el pacto de divorcio, incluida la solución para la frontera entre Irlanda e Irlanda del norte, quedara cerrado el pasado domingo durante una negociación “cara a cara” de última hora entre el negociador europeo, Michel Barnier, y su homólogo británico, Dominic Raab. De esa forma, podría quedar finalmente finiquitado para la reunión de sherpas de los 27 –los negociadores de los 27 Estados miembros- prevista el lunes por la tarde en la que estaba previsto también analizar a contrarreloj el primer borrador sobre relación futura entre la UE y Reino Unido. El martes se presentaría a los ministros de asuntos europeos y el miércoles a los líderes de los 27.

Barnier pide tiempo

El encuentro del domingo terminó, en cambio, en fiasco y con ello se esfumaron las esperanzas de constatar “progresos decisivos” este miércoles. “Hay algunas cuestiones abiertas, incluida Irlanda. Hace falta más tiempo para encontrar el acuerdo global y esperar los progresos decisivos que necesitamos para finalizar esta negociación sobre la retirada ordenada del Reino Unido”, ha resumido Barnier poco después de informar a Tusk.

El francés ha subrayado que han trabajado mucho en las últimas semanas con las autoridades británicas para llegar a un acuerdo global sobre el objetivo de retirada ordenada de Reino Unido y ha reconocido que necesitan “tiempo” y “calma” para terminar de allanar el divorcio. “Esa salida tiene que ser ordenada para todo el mundo y sobre todos los asuntos, incluida Irlanda. Necesitamos encontrar una solución para que no haya en ninguna hipótesis una frontera dura en Irlanda”, ha precisado. Algo que hoy por hoy no garantizan las propuestas del Reino Unido, que a su vez, ha rechazado todos los planes e ideas presentados por la UE para garantizar una frontera blanda en la isla de Irlanda. “Claramente no estamos ahí”, reconocen tanto los diplomáticos europeos como Barnier.

Tusk quiere propuestas concretas

Por eso, lo primero que hará Tusk este miércoles es pedir a la primera ministra británica, Theresa May, que presente “propuestas concretas” para desbloquear cuanto antes la negociación y alejar el escenario cada vez más probable de un ‘brexit’ caótico. “Hay que encontrar una solución creativa que permita proteger nuestros valores, el mercado único y a la vez respetar plenamente el Reino Unido y su soberanía. El objetivo tiene que estar claro para todos, pero igual hace falta una nueva manera de afrontar las cosas”, ha avisado sobre el nudo gordiano en el que se ha convertido la solución para la frontera de Irlanda.

Inicialmente no estaba previsto que la 'premier' acudiera a la sede del Consejo este miércoles –también lo hará el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani-, pero el polaco ha decidido invitarla para escuchar su postura antes de que los 27 evalúen ya sin ella en la sala la situación. “Tal y como lo veo la única fuente de esperanza para un acuerdo por ahora es la voluntad y la determinación de ambas partes”, ha avisado Tusk. De momento, no está claro si los 27 decidirán convocar una nueva cumbre en noviembre pero, de convocarse, apuntan fuentes diplomáticas, podría servir más bien para afrontar los preparativos un 'brexit' sin acuerdo.

De hecho, esta posibilidad ha cobrado fuerza en las últimas semanas. La Comisión Europea hace meses que trabaja en los planes de contingencia y su presidente, Jean-Claude Juncker, informará de ello en la cena de este miércoles. El luxemburgués también tiene previsto encontrarse bilateralmente con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que también se reunirá cara a cara antes del inicio de la reunión con Donald Tusk para hablar del 'brexit', inmigración y presupuestos.