Ir a contenido

LAS TORMENTAS POLÍTICAS DE WASHINGTON

Trump desata ahora su ira contra la Reserva Federal

El magnate rompe décadas de respeto de los presidentes de EEUU a la independencia de la Fed en política monetaria

"Se han vuelto locos", dice al atribuir las caídas de las bolsas solo a las subidas de tipos de interés

Idoya Noain

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en el Jardín Sur de la Casa Blanca.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en el Jardín Sur de la Casa Blanca. / REUTERS / JONATHAN ERNST (X90178)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lleva meses echando humo en público y en privado sobre las decisiones de la Reserva Federal, que con una economía reforzada ha mantenido la línea de subida de los tipos de interés que se inició en 2015. En las últimas 48 horas, Trump, no obstante, ha escalado sus ataques a niveles inéditos en las últimas décadas. Se trata de un asalto que crea inquietud y replica un patrón que Trump ya ha mostrado con otras agencias como el FBI, órganos que forman parte del gobierno pero cuya independencia históricamente se ha respetado desde la Casa Blanca (aunque las Administraciones de Lyndon Johnson, Richard Nixon y George Bush padre también se entrometieron en asuntos del banco central).

El miércoles, después de que las bolsas estadounidenses cayeran con pérdidas que el Dow Jones no veía desde febrero y el Nasdaq desde el Brexit y que se han prolongado este jueves, con eco en los mercados globales, Trump atribuyó lo sucedido a las subidas de tipos del banco central, seis en lo que él lleva de mandato. “La Fed se ha vuelto loca”, declaró. Horas después reiteró la crítica en una entrevista con Fox, donde calificó de “ridícula” la política monetaria, que en su opinión está poniendo en peligro el crecimiento económico (del que presume como uno de sus mayores logros) al ir “demasiado rápido”. Él no considera necesario elevar el precio del dinero al rtimo actual dados los datos de inflación.

Este jueves Trump ha seguido sumando golpes verbales al banco central y a Jerome Powell, el presidente al que definió de “fuerte, comprometido e inteligente” cuando anunció su selección en noviembre pasado para relevar a Janet Yellen. “Están fuera de control. Lo que están haciendo es equivocado. Están cometiendo un error. No está bien. No es necesario y creo que sé más que ellos”, ha dicho en el Despacho Oval Trump, que presume de su experiencia como empresario y también asegura que las subidas le afectan "personalmente" (tiene 300 millones de dólares de deuda con Deutsche Bank y con los tipos altos tiene que pagar más intereses) .

Powell, de momento, sigue

La retahila, al menos, ha llegado acompañada de unas declaraciones en las que Trump ha dicho que, pese a sentirse “decepcionado” con Powell, no piensa despedirlo. También su principal asesor económico, Larry Kudlow, ha tratado de matizar las explosivas declaraciones del presidente, asegurando que “nunca ha atacado el plan o la estrategia de la Fed, nunca ha interferido” y explicando que solo “está dando su opinión y es una opinión bien fundada”. Y Kevin Hassett, presidente del Consejo de Asesores Económicos de Trump, también ha defendido que Trump "no está politizando" la Fed, como demostraría que ha nominado a seis profesionales respetados para la junta de gobernadores.

Aunque economistas y analistas coinciden en que la subida de tipos es uno de los factores tras las caídas bursátiles muchos apuntan también a más factores, incluyendo las preocupaciones e incertidumbres por la guerra comercial que precisamente Trump ha abierto con China.

0 Comentarios
cargando