Ir a contenido

Crisis política

Miles de ciudadanos protestan en contra de la posible reelección de Evo Morales

Esto ante el deseo del actual mandatario de Bolivia de competir nuevamente en las elecciones presidenciales del próximo año

El Periódico

 LA PAZ  BOLIVIA   10 10 2018 - Miles de detractores del presidente Evo marcharon  en las principales ciudades del pais para exigir que se respeten los resultados de un referendo que nego al gobernante la posibilidad de volver a postularse en 2019.  EFE Martin Alipaz

 LA PAZ  BOLIVIA   10 10 2018 - Miles de detractores del presidente Evo marcharon  en las principales ciudades del pais para exigir que se respeten los resultados de un referendo que nego al gobernante la posibilidad de volver a postularse en 2019.  EFE Martin Alipaz / EFE

En una situación que comienza a complicarse y que es un indicativo del descontento social que existe entre algunos sectores de la sociedad, miles de detractores del presidente de Bolivia, Evo Morales, marcharon en las principales ciudades del país para exigir que se respeten los resultados de un referendo que negó al gobernante la posibilidad de intentar la reelección en 2019, al recordarse los 36 años continuos de democracia en el país.

Estos sectores, agrupados en plataformas ciudadanas, partidos políticos de oposición y sindicatos contrarios al Gobierno de Morales, llegaron en La Paz desde distintos puntos de la ciudad hasta la plaza Mayor de San Francisco, donde horas antes el oficialismo se había congregado para apoyar al mandatario.

Mucho descontento social

Los movilizados corearon consignas como "Evo de nuevo, huevo", "democracia sí, dictadura no", o "Bolivia dijo no", en alusión al resultado del referendo de 2016, en el que fue rechazada mayoritariamente una reforma constitucional promovida por el oficialismo para que Morales vuelva a ser candidato en 2019.

Los manifestantes quemaron una caja de cartón que simbolizaba la nueva sede del Gobierno, un edificio de 28 plantas inaugurado por Morales en agosto pasado y cuya construcción ha sido criticada por su costo y porque irrumpe en el centro histórico de La Paz.

La movilización fue convocada por organizaciones civiles como el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), del que son parte los exdefensores del Pueblo Waldo Albarracín y Rolando Villena, y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia.

Rescatar a la democracia

Albarracín dijo a Efe que asistieron "todos los que sentimos la democracia, la queremos y la amamos y queremos rescatarla de las garras de políticos inescrupulosos que en diferentes gobiernos, incluido el actual, lo único que han hecho es aprovecharse" para enriquecerse ilícitamente y para reprimir al pueblo boliviano.

"Tengo la esperanza de que en el análisis se diga un antes y un después, antes del 10 de octubre de 2018 y después. Antes, abuso, atropello y corrupción. Después que sea otra cosa y todos debemos construir de manera muy patriótica una nueva Bolivia", sostuvo el también rector de la estatal Universidad Mayor de San Andrés.

La movilización concluyó con un cabildo en el que se aprobaron resoluciones como exigir "el cumplimiento estricto del referendo porque emana de la voluntad del pueblo", la libertad de los "presos políticos" y que haya justicia en Bolivia e independencia de poderes, dijo Albarracín.

Tribunal abre las puertas a Morales

Los detractores de Morales también demandan la anulación de la recientemente promulgada Ley de Partidos, porque consideran que beneficia al oficialismo y a la candidatura del gobernante.

En la movilización también estuvieron políticos como el empresario y líder de la opositora Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, y el exmandatario Carlos Mesa (2003-2005), quien ha anunciado aspirará a la presidencia en 2019.

Aunque el referéndum de 2016 negó la nueva candidatura de Morales, el Tribunal Constitucional de Bolivia avaló su reelección con un fallo emitido en 2017. Con estas marchas a favor y en contra de Morales, los bolivianos recordaron que el 10 de octubre de 1982 Bolivia retornó a la democracia con el inicio de la presidencia de Hernán Siles Zuazo, tras 18 años de dictaduras.