Ir a contenido

ALIANZA ULTRA

Salvini y Le Pen auguran una "revolución" en las elecciones europeas

Los dos dirigentes nacionallistas confirman que trabajan para encontrar candidatos comunes

Rossend Domènech

Matteo Salvini y Marine Le Pen en Roma.

Matteo Salvini y Marine Le Pen en Roma. / REUTERS / MAX ROSSI

"La revolución del sentido común". Estas serán, según los dirigentes ultraderechistas de Italia, Matteo Salvini, y de Francia, Marine Le Pen, reunidos este lunes en Roma,  las elecciones europeas de 2019, que  según ellos “constituirán un momento histórico, porque saldrá a la superficie una nueva Europa de las naciones, del respeto y de la protección, contra el mundialismo y la globalización salvaje”.

Tras dos horas de coloquio  y antes de un almuerzo a solas, el vicepresidente y ministro de Interior de Roma y la líder del Fronte Nacional han usado palabras mucho más suaves y seductoras que las que suelen emplear en sus apariciones públicas o en los tuits de fuego de Salvini. "No luchamos contra Europa, sino contra la Unión Europea para Salvar Europa", ha subrayado Le Pen, ya que, según ellos, “la UE ha pisoteado los valores de la libertad, de la democracia y de la solidaridad”. El dirigente ha añadido que cambos comparten "la misma idea de Europa, de la agricultura, del trabajo, de la lucha contra la inmigración”.

Salvini ha ilustrado que "la salida del euro no está en la orden del día, porque en la agenda está el respeto de las economías nacionales”. Suavizando numerosas salidas de tono anteriores, Salvini ha añadido que no piensa "en una Europa sin reglas, sino que invierta en trabajo, en felicidad, no sea esclava del déficit, no ahorre en derechos sociales". "Le Pen y yo  estamos recogiendo la herencia social de la izquierda que ha traicionado sus valores, defendemos a los débiles que la izquierda ha abandonado", ha remachado.

Ambos dirigentes han confirmado que están"trabajando para encontrar candidatos comunes europeos". Lo que no es fácil, ya que los partidos soberanistas y de derechas europeos están desperdigados en grupos parlamentarios distintos. A pesar de formar parte de "familias políticas" distintas, Salvini y Le Pen han dicho claramente que las elecciones de mayo del 2019 tienen como objetivo darle una vuelta a los equilibrios de Bruselas, modificar los tratados e imponer una lógica nacionalista. 

Uno de las cuestiones tratadas ha sido la inmigración de masa, que según ellos "la UE ha favorecido, creando nuevos esclavos". Precisamente las inmigraciones han calentado en estas horas las relaciones entre Alemania e Italia, por las devoluciones de inmigrantes  aspirantes al estatus de refugiado que pisaron Europa en suelo italiano y después huyeron hacia e norte de Europa.  Los Tratados de Dublín imponen que tengan que esperar el veredicto sobre el asilo en el país de llegada. Sin embargo, tras llegar a Italia, unos 40.000  huyeron a Alemania y otros 15.000 en Francia.

En vistas de un año europeo electoral, Alemania, pero sobretodo la región de Baviera, de donde procede el ministro de Interior Horst Seechofer, ha acelerado las devoluciones. Y dos días atrás se filtró desde Berlín de que las mismas se hará  con vuelos charter. Salvini reaccionó malamente. "Si alguien en Berlín o Bruselas piensa en descargar decenas de inmigrados con vuelos charter no autorizados, que sepa que habrá ningún aeropuerto disponible, cerraremos los aeropuertos como hemos cerrados los puertos”. 

La cuestión de los solicitantes de asilo y de los refugiados por razones humanitarias –una forma menor de asilo-- está destinada a agravarse tras la aprobación de parte del Gobierno de Roma de un decreto por el que han dismunuido drásticamente la concesión. En septiembre, los permisos de residencia por razones humanitarias disminuyeron del 26% al 17%. En 2017 las peticiones de asilo fueron 130.000, según datos de Interior, de las que más de la mitad fueron rechazadas. Con el decreto firmado estos días se ha suprimido la existencia misma del permiso de residencia por razones humanitarias.