Ir a contenido

decisión judicial

El tribunal de la ONU da la razón a Chile para no negociar la salida al mar de Bolivia

Sebastián Piñera ha celebrado la victoria como un día histórico para el derecho internacional

Tras el fallo de la CIJ en La Haya, Evo Morales ha insistido en que los tratados no son intocables

Abel Gilbert

El presidente de Bolivia, Evo Morales, tras conocer la decisión la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, tras conocer la decisión la Corte Internacional de Justicia de La Haya. / REUTERS / EVA PLEVIER

Chile ha celebrado el dictamen de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que, por 12 votos contra tres, ha considerado que ese país no tiene ninguna “obligación” de negociar con Bolivia una salida al océano Pacífico. El dictamen ha sepultado las ilusiones de todos los bolivianos que aspiran a recuperar el acceso al mar, perdida tras la Guerra del Pacífico, en 1883.

El Gobierno de La Paz presentó la demanda al tribunal de la ONU en el 2013. Los jueces han rechazado los alegatos finales y la noticia ha provocado un hondo e inesperado pesar. Bolivia se aferra, no obstante, a una acotación del CIJ: “La corte manifiesta que no se ha de entender que su fallo impida a las partes la continuación de su diálogo y sus intercambios en un espíritu de buena vecindad para atender las cuestiones relacionadas con la mediterraneidad de Bolivia, cuya solución ambas han reconocido como una cuestión de interés mutuo. Con la buena voluntad de ambas partes se pueden llevar a cabo unas negociaciones trascendentes”.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, ha calificado el dictamen de “histórico” para el derecho internacional y “para el respeto de los tratados y la sana y pacífica convivencia de los países”. La CIJ, ha añadido, “ha puesto las cosas en su lugar estableciendo, en forma clara y categórica”, al dejar claro que Chile “nunca ha tenido, tampoco tiene y nunca ha incumplido ninguna obligación en materia de derecho internacional ni en sus relaciones con Bolivia”.

Piñera ha seguido desde el Palacio de la Moneda la transmisión de lo que estaba sucediendo en La Haya. Una vez conocida la noticia, ha repetido lo que los grandes partidos chilenos, de derecha y centro izquierda, repiten desde siempre: el pedido boliviano “nunca ha tenido ningún sustento ni fundamento”. Pero, además, el presidente chileno ha arremetido contra su colega Evo Morales y le ha acusado de haber "creado falsas expectativas y frustaciones a su propio pueblo y nos ha hecho perder cinco años de negociaciones”.

Imagen de desconsuelo

Morales había viajado a La Haya con la confianza de celebrar ahí una victoria. Los diarios de ambos países han mostrado la imagen de desconsuelo del presidente boliviano al escuchar el dictamen de la CIJ. El Evo, como se conoce al mandatario boliviano, ha insistido en que los tratados bilaterales “no son intocables” y ha recordado que un día como hoy, en 1979, Estados Unidos (EEUU) empezó el proceso de la devolución del Canal de Panamá al país centroamericano. Su vicepresidente Álvaro García Linera, ha señalado desde La Paz que que si bien las cosas no han salido como se anhelaba, Bolivia “ha llevado el tema de nuestro derecho marítimo a un ámbito planetario y eso ya es una victoria”. Según Linera, “hemos roto este encierro, este encajonamiento al que Chile, permanentemente, ha conducido a Bolivia con chantajes, a veces, con ofrecimientos para que quede todo entre los dos”. 

Compensaciones económicas

Bolivia perdió su costa en el Pacífico tras la guerra que perdió junto con Perú contra Chile. En 1904 se firmó un tratado por el cual el país derrotado cedió a perpetuidad su litoral a cambio de compensaciones económicas y garantías para transitar hacia los puertos chilenos. Desde 1978 las relaciones bilaterales se encuentran enturbiadas. Los dictadores Augusto Pinochet y Hugo Banzer compartían el anticomunismo visceral y el afan represivo, pero los separaba la histórica controversia limítrofe. Al presentarse ante la CIJ, La Paz insistió cinco años atrás en que distintos Gobiernos chilenos se comprometieron a negociar el acceso marítimo. Pero Santiago remarca que no existen litigios fronterizos pendientes y estima que toda tentativa de discusión sobre el tema del acceso al Pacífico terminó en la nada por responsabilidad boliviana.

Temas: Chile Bolivia