11 ago 2020

Ir a contenido

Naufragio en el mar de Célebes

Un joven indonesio sobrevive 48 días a la deriva en una trampa flotante para peces

Aldi, de 19 años, fue hallado en aguas de Guam, a 2.000 kilómetros de distancia, y transportado a Japón

El Periódico / Agencias

Imagen de la trampa para peces en la que el joven indonesio fue rescatado tras 48 días a la deriva.

Imagen de la trampa para peces en la que el joven indonesio fue rescatado tras 48 días a la deriva. / Youtube

Aldi Novel Adilang, un joven indonesio de 19 años, vivía y trabajaba en una plataforma flotante de madera en el mar de Célebes, a 125 kilómetros de la costa de Célebes Septentrional, en Indonesia, cuando la estructura que utilizaba para pescar se desprendió el 14 de julio del cabo que la fijaba.

La trampa, movida hacia el norte por el viento, salió a la deriva en alta mar durante 48 días hasta que fue rescatado el 31 de agosto por el MV Arpeggio, un barco carguero panameño, en aguas de Guam, a 2.000 kilómetros de distancia, transportado a Japón y más tarde a Wori, su localidad de origen, el 8 de septiembre.

El joven vivía en la plataforma y entre sus funciones estaba el mantenimiento de la iluminación que servía como cebo para atraer la pesca, una labor que realizaba en solitario y en la que solo mantenía contacto directo con otras personas una vez a la semana cuando recogían el pescado en la estructura y le facilitaban provisiones.

La plataforma no tenía motor, el joven indonesio disponía de una radio alimentada con energía solar y con la que intentó contactar con al menos diez barcos con los que se cruzó.

La operación de salvamento fue dificultada por una fuerte marejada que impedía al navío acercarse demasiado, con el riesgo de destruir la estructura de madera, por lo que Adil debió agarrarse a un cabo que le lanzaron y saltar al agua.

Una historia que recuerda la aventura narrada por Gabriel García Márquez en 'Relato de un náufrago' del marinero Luis Alejandro Velasco, que, a bordo del ARC Caldas de la Armada Nacional de Colombia, logró sobrevivir el 28 de febrero de 1955 al naufragio de la fragata militar en el mar Caribe y alcanzar exhausto la costa colombiana, sin alimentación alguna durante la travesía, 10 días después.