Ir a contenido

GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Tensión entre el Kremlin e Israel por el derribo de un avión militar ruso en Siria

Moscú admite que el aparato fue abatido por los antiaéreos de Damasco, pero culpa del incidente a Israel, que llevaba a cabo bombardeos contra posiciones del régimen

El Ministerio de Defensa de Rusia advierte que se reserva el derecho de tomar "medidas apropiadas" de represalia debido a las acciones "hostiles" del Estado hebreo

Marc Marginedas

Un avión militar ruso desaparece tras un ataque de cazas israelíes en Siria.

Un avión militar ruso desaparece tras un ataque de cazas israelíes en Siria.

Se dispara la tensión entre Rusia e Israel debido a la guerra civil en Siria, país en el que operan en un reducido espacio varios ejércitos apoyando a bandos enfrentados. El Ministerio de Defensa ruso ha informado este martes que un avión militar de transporte Ilyushin Il-20 de reconocimiento con 15 personas a bordo ha sido derribado durante la noche cuando regresaba a la base de Khmeimim, una de las principales instalaciones militares del Ejército del Kremlin en Siria.

Horas más tarde, el portavoz del Ministerio de Defensa, el general-mayor Igor Konashenkov, ha responsabilizado a la aviación de Israel, a pesar de admitir que el aparato había sido abatido por error las defensas antiaéreas del régimen de Damasco, es decir, por 'fuego amigo'. Según la versión de Moscú, cuatro cazas F-16 del Estado hebreo que bombardeaban en esos momentos posiciones del régimen sirio se escondieron detrás del aparato ruso, lo que provocó que el Ilyushin fuera confundido por las baterías gubernamentales S-200 como un objetivo a batir y se colocara en su linea de fuego. Es "imposible " que los pilotos israelís "no vieran al avión ruso", ha destacado Konashenkov. 

Tardío aviso, según Rusia

"El mando israelí no advirtió de la operación al Ejército ruso en Siria; el aviso llegó por la 'linea caliente' (el conducto de comunicación abierto entre los ejércitos que operan en la zona para evitar precisamente incidentes como éste) tan solo un minuto antes del bombardeo, lo que no permitió retirar al avión ruso hacia una zona segura", ha clamado Konashenkov en una encendida declaración reproducida por la agencia Ria Nóvosti. "Como resultado de las acciones militares irresponsables israelís, han muerto 15 militares rusos", ha arremetido el oficial, antes que anunciar que su país se reservaba el derecho a tomar "medidas apropiadas" de represalia por las acciones "hostiles" del Estado hebreo.  

A medida que avanzaba la jornada, Moscú ha expresado su indignación a Israel mediante todos los canales posibles. La viceembajadora israelí en Rusia, Keren Kohen-Gat, ha sido convocada por el Ministerio de Exteriores ruso, mientras, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, ha telefoneado a su homólogo de Israel, Avigdor Lieberman, para comunicarle que consideraba responsable de lo acontecido al Estado hebreo. 

Complicidad Putin-Netanyahu

Las duras palabras empleadas en Moscú por los portavoces y representantes rusos parecían incluso indicar que el incidente podía dar al traste con la complicidad que existe en el conflicto sirio entre la Rusia de Vladímir Putin y el Gobierno de Binyamin Netanyahu, que, desde el inicio de la intervención militar rusa en el país árabe, ha tenido carta blanca del Kremlin para actuar militarmente cuando ha considerado que su seguridad estaba comprometida, incluso contra quienes son sobre el papel los aliados del Kremlin.    

Sin embargo, en su comparecencia de prensa de la tarde con el primer ministro húngaro,Víktor Orbán, el propio presidente ruso ha rebajado el tono de las acusaciones. "Ha sido una cadena trágica de eventos", ha puntualizado Putin, prometiendo, a su vez, que su Gobierno llegaría "hasta el fondo" del asunto. Respecto a las posibles represalias, también ha templado los ánimos. "Tendrán como principal objetivo reforzar la seguridad de nuestro personal militar e instalaciones en Siria", ha adelantado.  En una conversación telefónica con Putin, Netanyahu ha prometido facilitar la investigación del incidente, del que ha culpado al Ejército regular de Siria.