Ir a contenido

GUERRA EN el golfo

La "masacre" en Yemen ha tenido en agosto el mes más sangriento, según Oxfam

La oenegé cifra en 981 los civiles muertos solo el mes pasado, entre ellos 300 niños, la mayoría víctimas de los bombardeos de la coalición militar liderada por Arabia Saudí

Europa Press

Yemenís caminan entre las tumbas con retratos de personas supuestamente asesinadas en combates en curso. 

Yemenís caminan entre las tumbas con retratos de personas supuestamente asesinadas en combates en curso.  / YAHYA ARHAB (EFE)

Agosto ha sido el mes más sangriento para la población civil de Yemen en lo que va de año, ha denunciado la oenegé Oxfam que advierte del desprecio de las partes beligerantes por las vidas civiles y el fracaso de sus representantes políticos a la hora de ofrecer medidas para evitar lo que está sucediendo. La organización humanitaria ha pedido poner fin a la "masacre" que se está produciendo en este país, sumido en una guerra civil desde marzo del 2015.

Según datos de las Naciones Unidas, un total de 981 civiles resultaron heridos o perdieron la vida durante el mes de agosto, entre ellos 300 niños y niñas, si bien se teme que la cifra real sea superior. Solo hasta el 9 de agosto, ha resaltado Oxfram, más de 450 civiles habían muerto o resultado heridos, incluidos 131 niños. Se ha puesto en relieve especialmente la situación en la ciudad portuaria de Hodeida, controlada por los rebeldes hutis y objetivo de una ofensiva de las fuerzas gubernamentales y la coalición que lidera Arabia Saudí desde hace semanas. Ahí, el pasado 9 de agosto, un mercado y un autobús escolar fueron bombardeados, lo que acabó con la vida de 46 personas, la mayoría menores de 13 años, y dejó heridas a otras 100. 

Zona de fuego

"Yemen es ahora una 'zona de fuego' en la que la población arriesga sus vidas a diario, ya sea al celebrar una boda o enterrar a sus seres queridos como yendo al mercado", ha lamentado el director de Oxfam en Yemen, Muhsin Siddiquey, para quien el sufrimiento de los yemenís "es una vergüenza para nuestra humanidad y un fracaso de los países con poder a la hora de defender a la población".

"¿Cuántos niños y niñas más tendrán que morir antes de que los participantes en esta guerra asuman su complicidad? Se cometen crímenes de guerra con regularidad y los perpetradores y aquellas personas que han participado activamente en ellos tienen que rendir cuentas", ha sostenido, denunciando el "vergonzoso doble rasero diplomático y la total y absoluta hipocresía" en torno a este conflicto. "Esta masacre tiene que acabar", ha reclamado Siddiquey, para quien acabar con la "matanza de civiles" debe ser prioritario para todas las partes y comunidades de Yemen.

Víctimas civiles 

En este sentido, ha defendido que las conversaciones convocadas por la ONU en Ginebra y en las que está previsto que participen representantes del Gobierno yemení, apoyado por una coalición militar que lidera Arabia Saudí, y los rebeldes huties, apoyados por Irán, suponen "la oportunidad de establecer un límite claro y de detener los ataques perpetrados contra la población civil". Según la ONU, entre el 26 de marzo del 2015, cuando comenzaron los bombardeos aéreos de la coalición, y el 9 de agosto del 2018 se registró un total de 17.062 víctimas civiles, de las cuales, 10.471 se debieron a ataques aéreos perpetrados por la coalición liderada por Arabia Saudí