Ir a contenido

DÍA HISTÓRICO

El Tribunal Supremo despenaliza la homosexualidad en la India

La sentencia tumba el úlimo yugo colonial británico : una ley británica castigaba con la cárcel las relaciones entre personas del mismo sexo

ADRIÁN FONCILLAS

Miembros de la comunidad LGTB india celebran la sentencia del Tribunal Supremo de la India que despenaliza las relaciones homosexuales.

Miembros de la comunidad LGTB india celebran la sentencia del Tribunal Supremo de la India que despenaliza las relaciones homosexuales. / FRANCIS MASCARENHAS (REUTERS)

La India volvió a liberarse de las cadenas británicas. La justicia enterró este jueves la infausta sección 377 que durante siglo y medio había martirizado a los gais y lesbianas indios. La homosexualidad ya no es delito en el segundo país más poblado del mundo, sentó el Tribunal Supremo. La comunidad LGBT reunida frente al tribunal  entendió la jornada como una cita con la Historia. Gritó, lloró, se besó y agitó pancartas donde se leía "Gay y orgulloso" o "Soy como soy" cuando desde el interior se filtró la decisión.

La sentencia firmada por unanimidad por los cinco jueces certificó evidencias. "La orientación sexual es uno de los muchos fenómenos naturales", "cualquier discriminación en base a ella es una violación de los derechos fundamentales"… Dipak Misra, jefe del Departamento de Justicia, calificó la sección 377 de "irracional, indefendible y manifiestamente arbitraria". "Tenemos que despedirnos de los prejuicios y fortalecer a todos los ciudadanos", añadió. El magistrado Indu Malhotra aclaró que la Historia le debía una disculpa a la comunidad por el retraso en reconocer sus derechos.

La moral victoriana

La sección 377 fue incluida en el Código Penal indio en aquellos tiempos en los que Gran Bretaña imponía a sus colonias su rigurosa moral victoriana. Preveía penas de cadena perpetua a los que "voluntariamente mantuvieran intercambios carnales contra el orden natural". Por orden natural se interpretó cualquier relación ajena a la heterosexual.

Librarse de ese fósil no ha sido fácil. La sentencia de ayer finiquitó una guerra legal de un cuarto de siglo con muchas batallas perdidas. Un tribunal de Nueva Delhi ya había anulado la ley en 2009 por atentar contra la libertad, la vida y la igualdad. Pero el Tribunal Supremo la restituyó cuatro años después defendiendo que su aplicación había sido tan esporádica (apenas unos 200 casos recientes, según sus cuentas) y atacado a una fracción tan minúscula de la sociedad que no podía considerarse que atentara contra los derechos constitucionales de los indios. La victoria empezó a vislumbrarse el pasado año cuando el mismo órgano reconoció el derecho fundamental a la privacidad.

La puntual aplicación de la sección 377 en los últimos tiempos no evitaba la amenaza. Los magistrados han escuchado durante el proceso testimonios de acosos, persecuciones y chantajes. Muchos gais evitaban denunciar los abusos sufridos para no ser los únicos arrestados. Algunos han descrito las amenazas de cárcel de los policías que los acababan de violar.

Históricamente, la India, al igual que China, no conoció ninguna forma de cristianismo y fue tradicionalmente tolerante con la homosexualidad. Amores entre hombres están presentes en pinturas de templos hinduistas o en antiguos mitos. Aquello fue borrado por el colonialismo.

Las ramas hinduistas más extremistas y enmohecidas se han revelado en los últimos años contra la homosexualidad, siempre secundadas por grupos cristianos y musulmanes de perfil parecido. El partido en el poder, Bharatiya Janata, ya avanzó tiempo atrás que no se manifestaría sobre la cuestión, previsiblemente para no perder votos entre su electorado más conservador.

Silencio del primer ministro

El locuaz primer ministro, Narendra Modi, ha mantenido un silencio sepulcral esta vez. No ha podido controlarse su parlamentario Subramanian Swamy, quien alertó recientemente de que la legalización del amor homosexual supondría “un peligro para la seguridad nacional”. La sentencia es una “vergüenza” para Swami Chakrapani, líder del grupo conservador All India Hindu Mahasabha. “Les estamos dando credibilidad y legitimidad a enfermos mentales”, añadió.

Ese es el campo de batalla actual. Ganado el episodio legal, llega el de la aceptación social y derechos como el del matrimonio que aún parecen quiméricos. La comunidad LGBT entiende que será un camino largo y pedregoso en un país vasto y multicultural. Pero la sentencia modifica las reglas y comunica a los gays que ya no están solos. Lo resumió Menaka Guruswami, abogada del movimiento LGBT: “La justicia está contigo, la Constitución está contigo y el país está contigo”.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.