Ir a contenido

Francia cambiará su sistema de recaudación del impuesto sobre la renta

Macron mantiene su promesa de implantar una retención mensual como en la mayoría de los países europeos

Eva Cantón

 Emmanuel Macron en un aula, el pasado mes de abril.

 Emmanuel Macron en un aula, el pasado mes de abril. / POOL

Tras una semana de dudas y cacofonías entre el Ejecutivo y el Elíseo, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha decidido finalmente mantener su promesa de cambiar el sistema de recaudación del impuesto sobre la renta para que, a partir del 1 de enero del 2019, se retenga un porcentaje a cuenta del impuesto en la nómina mensual de los trabajadores franceses.

“Tenemos la garantía, la certeza y la convicción de que esta reforma se aplicará en buenas condiciones para los contribuyentes”, ha anunciado el primer ministro, Edouard Philippe, en TF1. Aunque el Gobierno se había mantenido firme en sus planes, al trascender que el fisco había detectado miles de errores en la fase de prueba arrojó dudas sobre un posible colapso informático.

Emmanuel Macron, que atraviesa horas bajas, no quiso arriesgarse a añadir más leña al fuego y pidió explicaciones al ministro de Cuentas Publicas, Gérald Darmanin, artífice del dispositivo, quien ha asegurado que los test no han revelado disfunción alguna.

Big bang fiscal

La reforma, que en Francia se ve como un auténtico ‘big bang fiscal’, afectará a 38 millones de hogares. Fue inicialmente lanzada durante el mandato de François Hollande pero se pospuso y Macron se comprometió a aplicarla en 2019.

La oposición conservadora de Los Republicanos había reclamado abandonarla al entender que le complica la vida al contribuyente y a las empresas. El Ministerio francés de Economía alega en cambio que el nuevo sistema permite adaptarse rápidamente a los cambios en la situación laboral o familiar del contribuyente.

Aunque este sistema es la norma en numerosos países, entre ellos España, algunos expertos ven compleja su aplicación al modelo francés, que tiene en cuenta no sólo los ingresos individuales sino los del hogar, así como multitud de situaciones particulares a la hora de calcular el impuesto.