Ir a contenido

LIBERTAD DE PRENSA

Birmania encarcela a dos periodistas que revelaron las matanzas de rohinyás

Los reporteros de Reuters están acusados de desvelar secretos de Estado

La sentencia ignora pruebas y testimonios que favorecían a los acusados

Adrian Foncillas

Manifestantes marchan en solidaridad de los dos periodistas encarcelados en Birmania. 

Manifestantes marchan en solidaridad de los dos periodistas encarcelados en Birmania.  / ANN WANG (REUTERS)

Birmania sigue deslizándose hacia la infamia. Un tribunal se ha agarrado a una apolillada ley colonial para condenar a siete años a dos periodistas que investigaban sobre las matanzas de rohinyás. No ha servido la presión global que veía en el proceso un flagrante ataque a la libertad de prensa del Gobierno que oficiosamente lidera la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi.

Wa Lone, de 32 años, y Kyaw Soe Oo, de 28, ambos birmanos y empleados por la agencia internacional Reuters, han sido condenados  por desvelar secretos de Estado. Los periodistas consiguieron romper el blindaje militar decretado en la provincia de Rakhine y denunciaron el asesinato de una decena de niños y hombres de la etnia rohinyá poco después de ser detenidos.

Su arresto en diciembre sugiere una emboscada: la policía convocó a los periodistas en un restaurante para darles unos documentos presuntamente sensibles. Poco después de salir del restaurante, otros agentes los detenían y en esos documentos descansan la sentencia. El tribunal sostiene que pretendían compartirlos con la insurgencia rohinyá mientras los periodistas califican la versión de ridícula, insisten en su inocencia y defienden que solo hacían su trabajo.

Estamento conservador 

La sentencia ignora pruebas y testimonios que favorecían a los acusados. Un policía, por ejemplo, reveló las órdenes de su superior para tenderles la trampa. El agente fue después condenado a un año en prisión y su familia fue expulsada de las dependencias policiales donde vivía. Tampoco los documentos resultaron ser ni secretos ni comprometedores. La defensa ha denunciado los malos tratos que los periodistas sufrieron durante su detención, la reiterada negativa del tribunal a concederles la libertad bajo fianza y otras decisiones que sugieren un proceso político. La Justicia birmana es uno de los estamentos más conservadores, nacionalistas y apegados al viejo orden militar.

“Lo que ha ocurrido hoy amenaza con socavar el imperio de la ley y la libertad de prensa que necesita una democracia”, ha denunciado Kevin Kolicki, director de Reuters en Asia. La ONU y Washington han exigido repetidamente a Birmania la liberación de los dos detenidos y decenas de periodistas y activistas prodemocráticos se manifestaron en la víspera en Rangun en su defensa.

Símbolos de democracia

Sostienen los expertos que Suu Kyi, como lideresa de facto del Gobierno civil, tiene capacidad para el indulto. Es improbable si atendemos al desdén con el que se ha referido a los periodistas la que años atrás era uno de los mayores símbolos globales de la democracia y los derechos humanos. Muchos birmanos ven a los periodistas como unos traidores que atentaron contra el estamento militar en connivencia con los terroristas rohinyá.

Un informe de la ONU habló la semana pasada por primera vez de genocidio para referirse a la persecución de la etnia musulmana rohinyá en la provincia birmana de Rakhine. El informe amontonaba pruebas contra el Ejército y recomendaba llevar frente a la Justicia a media docena de altos cargos militares por asesinatos, violaciones y quemas de poblados. También lamentaba el pasotismo de Suu Kyi.

La última ofensiva contra la etnia más castigada del mundo fue desencadenada por el ataque del Ejército de Salvación Rohinyá Arakan a una treintena de comisarías que dejó un centenar de muertos, insurgentes en su mayoría. La respuesta  del Ejército dejó unos 10.000 muertos, según una estimación “conservadora” de la ONU, y empujó a la diáspora a 700.000 rohingyas

La UE pide la liberación "inmediataa sin condiciones"

La Unión Europea (UE) ha instado a Birmania a revisar las sentencias de los dos periodistas de la agencia Reuters condenados a siete años de prisión, y ha pedido liberar a ambos reporteros de forma "inmediata y sin condiciones". En un comunicado, un portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) advirtió de que la sentencia que condena a Wa Lone y Kyaw Soe Oo, acusados de vulnerar la Ley de Secretos Oficiales mientras investigaban una matanza de musulmanes rohinyás, "socava la libertad de prensa, el derecho a la información del público y el desarrollo del Estado de derecho".

"Su sentencia y encarcelamiento (...) por cubrir alegaciones de severas violaciones de derechos humanos en el estado Rakáin sirve para intimidar a otros periodistas que temerán acoso y arresto indebido o persecución por simplemente hacer su trabajo", añadió el portavoz. "Reiteramos nuestra expectativa de que las autoridades aseguren condiciones adecuadas para que los periodistas lleven a cabo su trabajo. Las sentencias de cárcel de Wa Lone y Kyaw Soe Oo deberían ser revisadas y los dos periodistas, liberados de forma inmediata e incondicional", indicó el portavoz. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.