Ir a contenido

Abuso de militares

El Gobierno de El Salvador apoya a las víctimas de la masacre de El Mozote

Este hecho ocurrido en 1981 y sigue siendo una de las peores masacres ejecutadas por militares contra la población civil salvadoreña

El Periódico

Marido y mujer son interrogados, en El Salvador, en 1982.

Marido y mujer son interrogados, en El Salvador, en 1982. / SUSAN MEISELAS / MAGNUM

Después de 38 años de que elementos del Ejército de El Salvador torturaron y asesinaron a cientos de personas durante un operativo de contrainsurgencia en la región de El Mozote, en el norte del departamento de Morazán, el Gobierno de ese país aún trabaja para resarcir este daño provocado a la sociedad civil.

Por tal motivo, el Gobierno de El Salvador reiteró su compromiso de apoyar a las víctimas de la masacre de El Mozote, en la que casi un millar de campesinos fueron asesinados por efectivos del Ejército en 1981.

De acuerdo a un comunicado emitido por el Gobierno, "el presidente Salvador Sánchez Cerén ha reiterado, en diferentes ocasiones, su compromiso con las demandas de las víctimas y con el pleno cumplimiento a las medidas de reparación" ordenadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) en 2012.

Casi un millar de víctimas

Según el Informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas en El Salvador de 1993, entre el 10 y el 13 de diciembre de 1981, unidades del Batallón de elite Atlacatl torturaron y ejecutaron "deliberada y sistemáticamente" a niños, hombres y mujeres del cantón El Mozote y otros aledaños.

Un censo del Gobierno dado a conocer a finales de 2017 da cuenta de que en El Mozote fueron ejecutadas por el Ejército 986 personas, de las que 552 fueron niños y 434 adultos. Para ayudar a los familiares de esta masacre, el Gobierno salvadoreño asegura que hasta diciembre de 2017 había destinado 10 millones de dólares "para dar cumplimiento a la sentencia" de la CorteIDH, cuyos jueces verificaron este jueves el cumplimiento de medidas de reparación en la zona de la matanza.

El juez Humberto Sierra explicó que esta visita "permitió unir a las víctimas y al Estado para hacer más efectivas las medidas que la corte dictó" y señaló que el "cumplimiento de la sentencia no se debe de realizar solo cuando la Corte esté presente".

"El cumplimiento, la reparación y la construcción del tejido social que se perdió, luego de una masacre como la que se dio aquí, tardan décadas, e incluso años, en restablecerse, por lo que se requiere de un esfuerzo mancomunado de todos", manifestó Sierra durante un acto dirigido a víctimas y supervivientes.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.