Ir a contenido

CRISIS FINANCIERA

Macri pide al FMI más dinero para frenar hundimiento del peso en Argentina

El presidente admite que los mercados vuelven a desconfiar de la capacidad del Gobierno de afrontar sus compromisos

Vuelve el fantasma de la suspensión de pagos de la deuda externa

Abel Gilbert

El presidente argentino, Mauricio Macri.

El presidente argentino, Mauricio Macri. / AFP / NATACHA PISARENKO

En medio de un nuevo hundimiento de la moneda nacional y de crecientes conflictos sociales, el presidente argentino Mauricio Macri intenta calmar a los mercados con una nueva llamada de auxilio al Fondo Monetario Internacional (FMI). Esta vez, Macri ha solicitado al organismo financiero que desembolse “todos los fondos necesarios” del crédito de 50.000 millones de dólares pactado meses atrás. Hasta ahora, se recibieron 15.000 millones, pero esa suma estuvo lejos de resolver los problemas.

A principios de año, un dólar equivalía a 19 pesos. La crisis cambiaria lo ha llevado a perforar la barrera de los 34 pesos y acelerar el camino de la recesión económica. El presidente dijo que la subida del precio del dólar obedece a “situaciones tormentosas” derivadas del “empeoramiento del contexto internacional”. El Gobierno de derechas adelantó que el dinero del FMI reclamará una mayor eficacia en el ajuste que se ha convertido en fuente de descontento y protestas sindicales. “Acompañaremos el apoyo con los esfuerzos fiscales necesarios”, dijo el mandatario.

Despejar incertidumbres

Según Macri, la falta de “confianza” de los mercados está relacionada “específicamente sobre la incapacidad” de Argentina “de lograr financiación” externa. Pero con el dinero que vendrá del FMI el país podrá  “eliminar cualquier incertidumbre”. El jefe de Estado reconoció que “estas situaciones tormentosas generan angustias y preocupaciones”. Por eso, durante su mensaje al país remarcó: “Estoy tomando todas las decisiones necesarias para cuidarlos. Voy a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para salir adelante”.Los mercados no reaccionaron positivamente.

La nueva solicitud formulada al FMI coincide con datos desalentadores sobre la marcha de la economía: la actividad se desplomó un 5% en mayo y casi un 7% en junio. Se teme que julio sera peor. La inflación anual estará cerca de los 40 puntos.

Ayuda insuficiente

Las aportaciones del FMI no alcanzan para enfrentar las necesidades financieras de lo que resta de este año y el próximo. Solo por vencimientos de capital e intereses de la deuda en moneda extranjera hay que pagar entre septiembre y diciembre del 2018 un total de 23.259 millones de dólares, a los cuales, advierten los especialistas, debe sumarse la fuga de capitales (de unos 1.600 millones de dólares mensuales) y los resultados de la balanza comercial, altamente deficitaria hace 19 meses.

La situación es incluso más adversa de cara al 2019. Para ese año se requerirán unos 50.000 millones de dólares. El crédito total del Fondo Monetario es insuficiente para afrontar semejantes compromisos e instalan otra vez en Argentina el fantasma de la suspensión de pagos. Para aventarlo, Macri viajará en septiembre a Estados Unidos en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Pero sus reuniones más importantes las tendrá con fondos de inversión norteamericanos. Se espera también que pida un auxilio extraordinario del Tesoro de EEUU. El Gobierno confía en que la estrecha relación personal e ideológica con la administración Trump facilitará ese objetivo. Desde que asumió el actual Gobierno, la deuda externa creció más de 90.000 millones de dólares.

0 Comentarios
cargando