Ir a contenido

INCIDENTES EN ALEMANIA

La ultraderecha toma las calles de Chemnitz

La ciudad alemana vive una nueva jornada de disturbios por las protestas contra el asesinato de un joven alemán que podría involucrar a migrantes

Carles Planas Bou

Manifestantes ultras se enfrentan a la policía en la ciudad de Chemnitz.  / Odd Andersen / AFP

Manifestantes ultras se enfrentan a la policía en la ciudad de Chemnitz. 
La muerte de un hombre provoca una concentración de neonazis en Chemnitz (Alemania)

/

Alemania está viviendo en las calles el auge ultraderechista ya escenificado en el parlamento federal. Tras un fin de semana convulso, este lunes más de 1.000 militantes del espectro ultraderechista alemán volvieron a salir a las calles de la ciudad de Chemnitz, al este del país, para protestar por el asesinato de un joven alemán de origen cubano, muerto en una trifulca en la que podrían estar involucrados dos inmigrantes.

Los disturbios se desataron este domingo cuando hasta 800 xenófobos, entre los cuales figuraban neonazis y seguidores radicales de equipos de fútbol, se lanzaron a las calles de Chemnitz para “cazar inmigrantes”, según denunciaron testigos. Unos cuantos de ellos fueron vistos haciendo el saludo fascista, castigado penalmente en Alemania. La falta de cooperación y la violencia de los radicales, que también se enfrontaron a la policía lanzándoles botellas, obligaron a las autoridades a pedir refuerzos a las ciudades de Dresde y Leipzig. El caos protagonizado por los ultras obligó a poner fin a un festival que celebraba la ciudad.

Este lunes las protestas continuaron con un aire aún más tenso debido a la presencia de hasta 1.000 contramanifestantes antifascistas, que se concentraron en el corazón de la ciudad con un mensaje en contra de la xenofobia. Al menos seis personas resultaron heridas por el lanzamiento de piedras y fuegos artificiales. Este martes la policía ha asegurado que la noche ha sido “tranquila”. La cancillera alemana, Angela Merkel, ha denunciado lo que calificó como "odio en la calle" y ha advertido que los altercados "no tienen cabida en un estado de derecho". 

La muerte de un hombre provoca una concentración de neonazis en Chemnitz (Alemania) / FILIP SINGER (EFE / VÍDEO: ATLAS)

Caso sin esclarecer

Antes de los altercados, el partido ultraconservador, euroescéptico e islamófobo Alternativa para Alemania (AfD) reunió a un grupo de 100 personas en una pequeña manifestación que transcurrió sin incidentes. Sin embargo, dirigentes como el diputado Markus Frohnmaier llamaron a la protesta. “Cuando el Estado no puede proteger a los ciudadanos, la gente se echa a la calle y se protege a sí misma”, tuiteó.

Aunque el asesinato de Daniel H., de 35 años, sirvió de pretexto a la ultraderecha para tomar las calles y protestar contra los “criminales extranjeros”, el caso dista de estar claro. Según la versión policial, el altercado se produjo durante la madrugada del domingo en la periferia de la ciudad e involucró a al menos diez personas “de distintas nacionalidades”. Dos jóvenes, un sirio de 23 años y un iraquí de 23, fueron detenidos por la policía y han sido acusados por la Fiscalía de haber apuñalado al hombre en repetidas ocasiones “sin una razón”. Según apunta el ‘Süddeutsche Zeitung’, la víctima mortal no tenía relación con el entorno ultra, ya que en su página de Facebook era seguidor de políticos de izquierda y de grupos antifascistas.

CRÍTICAS A LA POLICÍA

El mismo domingo la alcaldesa de Chemnitz, la socialdemócrata Barbara Ludwig, lamentó que la violencia de los manifestantes paralizase la ciudad y criticó la facilidad con la que se articuló la protesta, convocada a través de las redes sociales. La policía sajona ya se vio cuestionada hace unas semanas cuando detuvieron a un periodista por petición de un manifestante xenófobo que más tarde se supo que era miembro de la policía. Los Verdes también han cargado contra el ministro del Interior, el ultraconservador Horst Seehofer, por no haberse pronunciado aún en contra de los altercados.

Irónicamente, la ciudad que vio nacer al filósofo revolucionario Karl Marx es también uno de los núcleos radicales del país. Sajonia, el ‘land’ del que forma parte, es también el principal bastión ultraderechista en Alemania, donde AfD apunta a obtener un 25% de los votos para situarse como segunda fuerza, y de donde provienen la mayoría de grupos neonazis del país.

ALEMANIA GIRA A LA DERECHA

Este fin de semana AfD llamó a la protesta en Chemnitz contra Merkel, a quien acusan de haber acogido a cientos de miles de refugiados en los últimos tres años. Sin embargo, el gabinete conservador alemán hace tiempo que ha cerrado las puertas y limitado la entrada de los solicitantes de asilo con mayores controles fronterizos.

El giro derechista del gobierno y especialmente el endurecimiento de sus políticas migratorias se llevó a cabo tras una gran presión de los conservadores bávaros (CSU), aliados de Merkel, que amenazaron con hacer caer al ejecutivo y a su líder si no cumplía sus demandas hace poco más de dos meses. Aunque la canciller salvó su cargo ‘in extremis’, las demandas de Seehofer evidenciaron la fractura dentro del gobierno y un acercamiento de los partidos conservadores a la ultraderecha.

Este martes, tras días de jornadas caóticas en Chemnitz, ese acercamiento se ha hecho aún más notorio cuando miembros regionales de la CSU han propuesto abiertamente formar una coalición con AfD si en las elecciones de Baviera del próximo 14 de octubre no obtienen una mayoría suficiente para gobernar en solitario el bastión conservador. Aunque de momento es solo un gesto, también supone romper un tema tabú en Alemania que podría desmontar el cordón sanitario forjado con los otros partidos, que a pesar de mimetizar su discurso hasta ahora han dado la espalda a toda cooperación política con la ultraderecha.

0 Comentarios
cargando