Ir a contenido

CRÍMENES DE GUERRA EN ASIA

China defiende a Birmania ante las duras acusaciones de la ONU por el genocidio de los rohinyás

La líder birmana Suu Kyi hace caso omiso del informe y se dedica a hablar de poesía y literatura en la Universidad de Rangún

Adrián Foncillas

Aung San Suu Kyi, durante un acto con estudiantes en la Universidad de Yangon.

Aung San Suu Kyi, durante un acto con estudiantes en la Universidad de Yangon. / AFP / YE AUNG THU

China ha pedido más diálogo y menos informes para solucionar el problema de los rohinyás después de que la ONU acusara al Ejército birmano de genocidio. "Creo que las críticas unilaterales y la presión no ayudarán", ha opinado Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Exteriores. También ha subrayado el "extremadamente complejo" cuadro étnico en la provincia de Rakáin, escenario del grueso de la masacre.

La argumentación es la misma que ha expresado en varias ocasiones Aung San Suu Kyi, la líder birmana de facto. La Nobel de la Paz ha acusado a Occidente de emitir juicios simplistas y de ignorar la magnitud de los problemas en una región con diferentes etnias y religiones que acumulan décadas de hostilidad.

No interferir en asuntos ajenos

No extraña la voz discordante china en el coro condenatorio global. No busca la defensa de un gobierno genocida sino la simple aplicación de ese principio diplomático sagrado de no injerencia en asuntos externos que también exige para sí del resto. Ya sea en Birmania, Corea del Norte o cualquier país democrático, China sostiene que cada uno tiene que lavar su ropa sin presiones externas que agraven los problemas. "La comunidad internacional debería seguir jugando un rol constructivo y promover que Birmania y Bangladesh resuelvan el problema de Rakáin por la vía del diálogo y las consultas", añadió la portavoz. 

La antigua Birmania permaneció durante décadas bajo la influencia china cuando estuvo gobernada por el puño de hierro de la junta militar. La llegada de la democracia liderada por Suu Kyi, con múltiples lazos con Occidente, hizo temer a Pekín que el país del sudeste asiático le diera la espalda. Pero las cordiales relaciones han continuado con "la Dama", quien acude a China para las imprescindibles infraestructuras que necesita para modernizar el país.

El informe, ni mencionarlo

Suu Kyi ni siquiera mencionó el informe de la ONU que ha ocupado las portadas globales y la acusaba de no haber usado su fuerza moral para detener o atenuar las masacres de rohinyás. Dedicó su primera aparición pública tras el informe a debatir sobre poesía y literatura en la Universidad de Rangún. Tampoco llegaron reacciones de la prensa nacional ni del Ejército. 

La respuesta más contundente llegó de Facebook, acusado repetidamente de servir de vehículo de los mensajes de odio racial. La compañía canceló 18 cuentas y 52 páginas apenas unos minutos después de la publicación del informe. Una de ellas pertenecía al comandante en jefe, Min Aung Hlaing, señalado como uno de los principales responsables del presunto genocidio. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.