Ir a contenido

NUEVO CURSO POLÍTICO EN PARÍS

Un presidente desgastado e impopular

La ralentización económica complica el inicio del curso político de Macron

Eva Cantón

Ciudadanos se enfrentan a miembros de la policia antidisturbios durante una manifestacion en Paris  Francia  hoy  10 de octubre de 2017.

Ciudadanos se enfrentan a miembros de la policia antidisturbios durante una manifestacion en Paris  Francia  hoy  10 de octubre de 2017. / Christophe Petit Tesson / Efe

La luna de miel de los franceses con su joven presidente se ha terminado. La celeridad de las reformas, la falta de resultados tangibles y el ‘caso Benalla’ –el jefe de seguridad del Elíseo que aparece en un vídeo golpeando a manifestantes el 1 de Mayo- ha dejado secuelas en la opinión pública y erosionado la popularidad de Emmanuel Macron. El jefe del Estado pierde 5 puntos en el barómetro elaborado por el Instituto Ifop. Sólo el 34% de los ciudadanos dice estar satisfecho con la política del presidente, que cosecha su peor nota desde que llegó al poder hace poco más de un año.

A nueve meses de las elecciones europeas, el inicio del curso político de Macron está sembrado de obstáculos. La oposición, tanto de izquierdas como de derechas, ha cargado en bloque durante el fin de semana contra el presidente. El líder de la Francia Insumisa, Jean Luc Mélenchon, ha denunciado “la sangría” del Estado y de los servicios públicos, el socialista Olivier Faure ha apelado a la izquierda a unirse para librar una batalla común en las europeas y el presidente de Los Republicanos,  Laurent Wauquiez, ha considerado “un fracaso” el primer año de Macron en el Elíseo.

Si la izquierda critica la falta de sensibilidad social de un presidente que a duras penas se libra de la etiqueta de ‘presidente de los ricos’, los conservadores ponen el acento en el aumento impositivo que merma el poder adquisitivo de los franceses.

Pese a todo, el Gobierno no prevé levantar el pie del acelerador de las reformas. El primer ministro, Edouard Philippe, ha ratificado este domingo en ‘Le Journal du Dimanche’ la intención de seguir adelante con la supresión de 4.500 puestos de funcionarios en 2019 para alcanzar el objetivo de adelgazar la Administración pública en 50.000 efectivos en el horizonte del 2022.

La economía tampoco es favorable a los planes del presidente. La previsión de crecimiento ha sido revisada a la baja (el PIB crecerá sólo un 1,7%) y esa ralentización tendrá consecuencias en el presupuesto del 2019. El Ejecutivo ya ha anunciado que las pensiones y otras prestaciones sociales no subirán al ritmo de la inflación así que las movilizaciones en la calle son sólo una cuestión de tiempo.

En este contexto, la cita electoral del 26 de mayo del 2019 para elegir el nuevo Parlamento Europeo se anuncia como una suerte de plebiscito para las políticas de Emmanuel Macron, que este martes inicia en Copenhague un maratón diplomático europeo para abonar el terreno y convertir el escrutinio en un pulso entre nacionalistas y progresistas.

Sin embargo, los escasos avances en la ambiciosa reforma de la UE impulsada por Macron y la crisis desatada por la gestión de la inmigración auguran una batalla difícil en el ecuador del mandato presidencial.

0 Comentarios
cargando