Ir a contenido

UN VIAJE COMPROMETIDO

Víctimas de abusos ven insuficientes las disculpas del Papa en Irlanda

El primer ministro irlandés asegura que la iglesia ya no está en el centro de la sociedad

El Papa Francisco es aclamado por miles de personas en Dublín en una visita histórica

Daniel Postico

El Papa, aclamado por las calles de Dublín.

El Papa, aclamado por las calles de Dublín. / AFP / BEN STANSALL

El Papa Francisco volvió a referirse a las violaciones y maltratos de miles de niños y niñas en Irlanda durante tres décadas en la visita de dos días que empezó el viernes. En un breve discurso en la capilla de Saint Patrick del castillo de Dublín confesó que “el fracaso de las autoridades eclesiásticas para abordar adecuadamente estos crímenes repugnantes ha provocado indignación, con razón, y sigue siendo una fuente de dolor y de vergüenza para la comunidad católica, y yo mismo comparto esos sentimientos”.

El Papa pronunció estas palabras de disculpa después de que el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, convertido en incómodo anfitrión, dijera que los fracasos de la Iglesia, el Estado y la sociedad en general “han creado una herencia amarga y rota para muchos, dejando un legado de dolor y sufrimiento”.  

Infinidad de casos

“Los asilos de las Magdalenas [instituciones donde confinaba a las prostitutas y donde hallaron 150 cuerpos enterrados], las Casas para Madres e Hijos [instituciones para madres solteras preñadas donde encontraron 800 cuerpos de bebés sepultados], las escuelas industriales [escuelas católicas donde una investigación concluyó que violaron y maltrataron a miles de niños de forma sistemáticas durante décadas], las adopciones ilegales y el abuso clerical infantil son manchas en nuestro Estado, nuestra sociedad y también en la Iglesia Católica”, dijo Varadkar, enumerando los escándalos que han ido sacudiendo a la Iglesia irlandesa en los últimos años.

“Hubo gente retenida en esquinas oscuras, detrás de puertas cerradas, gritando, pidiendo ayuda que nadie escuchó… Le pido, Santo Padre, que escuche a las víctimas y a los supervivientes”, le encomendó el primer ministro, declarado abiertamente gay. Varadkar pidió una nueva relación entre Estado e Iglesia en la cual la religión ya no esté en el centro de la sociedad.

Enseñanza en cuestión

Varadkar criticó también la enseñanza tradicional católica y dijo que Irlanda había modernizado sus leyes. “Los matrimonios no siempre funcionan, las mujeres deben poder tomar sus propias decisiones y las familias adoptan distintas formas como padres solteros, padres del mismo sexo o divorciados y casados de nuevo”, apuntaló en relación a la legalización del divorcio, los matrimonios gay y el aborto. El motivo de la visita del Papa es presidir la Reunión Mundial de las Familias, cuyo evento principal ha congregado a 70.000 personas en el estadio de Croke Park. Organizaciones pro-gays y lesbianas se quejaron de que no les facilitaron entradas.

 “[El Papa] no ha ido suficientemente lejos, ha tenido una oportunidad de oro y solo ha dedicado un párrafo a los supervivientes, no quiere saber qué pasó”, lamentó Margaret McGuckin, de 63 años, violada y maltratada mientras estuvo en un orfanato cristiano de los 3 a los 11 años. McGuckin también denunció que la Iglesia no había pagado las compensaciones económicas con las que fue castigada en el 2009.

Aclamado por miles de fieles

Varadkar recibió al Papa junto al presidente irlandés, Michael Higgins, en la residencia oficial de éste después de que aterrizara en Dublín al mediodía. Tras los discursos en el castillo de Dublín, el Papa fue aclamado por miles de personas por las calles de Dublín a su paso con el Papamóvil antes de dirigirse a la catedral de Santa Ana, donde rezó por los supervivientes de los abusos de la Iglesia. Esta mañana se desplazará en avión al santuario de Knock, donde dicen que se aparecieron Jesús, María y José en 1789 y por la tarde oficiará una misa multitudinaria en Dublín. El Vaticano ha asegurado que en algún momento se reunirá con víctimas en secreto.

0 Comentarios
cargando