Ir a contenido

GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Idleb, la última batalla de Siria

El régimen de Bashar el Asad se prepara para la ofensiva sobre esta región, la última bajo control rebelde y donde viven 2,5 millones de personas, muchos de ellos desplazados de guerra

Adrià Rocha Cutiller

Imagen de la agencia SANA del presunto ataque israelí este martes cerca de Damasco, Siria. 

Imagen de la agencia SANA del presunto ataque israelí este martes cerca de Damasco, Siria.  / AP

El avance del régimen de Damasco, este último año, ha sido frenético e imparable. Su triple alianza ha funcionado: Bashar el Asad ponía soldados, tanques y helicópteros de guerra; Irán, sus milicianos aliados y la experiencia de guerra de la milicia libanesa HizbuláRusia, sus cazas de combate, bombas y aparato negociador.

Así, uno a uno, los territorios que los grupos opositores sirios controlaban hasta hace poco han ido cayendo: las bombas, primero, aplanaban el territorio como una apisonadora. Los soldados, después, entraban con sus kalashnikovs y lo conquistaban; Moscú, para acabar, negociaba una evacuación de los opositores que siguiesen vivos. Los mandaban, con autobuses y sin armas pesadas, a las demás zonas rebeldes restantes. Así, en un año, con la misma táctica, han caído Guta Oriental, el sur de Hama y, la última, hace un mes, Daraa.

El último peldaño

Ahora, para conquistar a manos de los rebeldes, a Asad solo le queda Idleb. La guerra de Siria está delante de su última batalla. Pero esta región, situada en la frontera con Turquía, tiene poco que ver con las otras regiones del país. En su interior hay 2,5 millones de personas, muchas de ellas ya de por sí refugiadas que han acabado allí huyendo de los avances de Asad y su alianza con Irán y Rusia.

Mapa de la región de Idleb, en Siria

En Idleb hay tantas milicias, casi, como días tiene un año; entre ellas los combates, luchas de poder, secuestros y asesinatos han sido constantes. Quien paga el mayor precio de todo ello, por supuesto, son los civiles, atrapados entre una guerra de facciones rivales con un telón de fondo de bombas de un régimen que, en Idleb, llevan años cayendo a diario.

La mayor de estas milicias rebeldes, la que controla más territorio en la región, es Hayat Tahrir al Sham.

Al Qaeda en Siria

Los líderes de Hayat Tahrir al Sham (Vida Libre en Siria) optaron por este nombre hace poco más de un año para hacerse un lavado de cara que no ha convencido a nadie. Hasta hace poco este grupo era conocido como Jabhat al Nursa: la filial de Al Qaeda en Siria. Hayat Tahrir al Sham, en la actualidad, controla el 60% del territorio de Idleb.

El 40% restante está repartido entre varias milicias —algunas autóctonas de la región y otras llevadas allí de otros antiguos lugares opositores de Siria— unidas bajo el paraguas del Ejército Libre Sirio (ELS), cuyo benefactor, protector y quien paga los salarios es Turquía. Turquía, de hecho, ha usado este grupo como carne de cañón para sus propias aventuras en Siria.

Es aquí, con Turquía, donde las cosas se complican: Erdogan, que tiene soldados regulares y puestos de observación en Idleb, no quiere una escalada en la región. «Cualquier decisión de Asad de entrar en Idleb necesitará obligatoriamente la luz verde de Ankara —explica Julien Barnes-Dacey, analista del think tank europeo ECFR—. Rusia está haciendo de mediadora entre Asad y Erdogan, pero Turquía, de momento, ha sido clara: no se retirará de allí. Por esto el inicio de la operación está tardando tanto».

Desde hace un mes, Asad ha estado mandando soldados, municiones, helicópteros y tanques a la frontera con Idleb. Desde el interior, las milicias rebeldes se han unido y planificado la defensa. Las trincheras ya han sido excavadas.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, estuvo la semana pasada en Ankara; varios altos mandos del ejército turco, en Moscú. Pero las negociaciones no fructifican y el acuerdo, de momento, no llega: Turquía tiene miedo que la violencia en Idleb suponga una nueva crisis de refugiados hacia su frontera. En el país Anatolio, en la actualidad, ya hay 3,5 millones de refugiados sirios.

Occidente, en fuera de juego

«Europa y los EEUU se han quedado con muy poco poder de influencia en Siria. Políticamente, no pueden hacer nada para cambiar el sistema político del país y solo pueden influir, de alguna manera, en lo que haga Rusia allí, ya que lo que Putin busca es legitimarse internacionalmente y quien da esa legitimidad es Occidente», explica Barnes-Dacey.

La lucha de Estados Unidos, en la actualidad, ya no es quitar Asad de Damasco. Ahora, su intención es que las milicias pro-iranís se marchen. «Nuestros intereses —ha dicho esta semana el asesor en Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, en Israel— son acabar con el EI y la presencia de las milicias iranís. Veremos lo que otros pueden ofrecer a la hora de resolver el conflicto de Siria, pero nuestro único requisito es que las fuerzas iranís vuelvan para Irán».

Hasta ahora, con Barack Obama, la línea roja que marcaba siempre Washington era la continuidad de Bashar el Asad. Con él en el poder, EEUU no colaboraría nunca con Damasco. Con Trump, sin embargo, las cosas han cambiado.