Ir a contenido

SONDEOS ELECTORALES

Lula se mantiene primero en las encuestas a pesar de estar en la cárcel

El exmandatario acapara una intención de voto del 39% según Datafolha,

La justicia debe decidir si autoriza a que participe en una contienda que tiene como otro protagonista al ultraderechista Bolsonaro

Abel Gilbert

El expresidente cumple desde abril pasado una condena de 12 años y un mes por corrupción pasiva y lavado de dinero.

El expresidente cumple desde abril pasado una condena de 12 años y un mes por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Encerrado en una cárcel de Curitiba, sin contacto con los medios y con visitas restringidas, Luiz Inacio Lula da Silva tiene una intención de voto del 39% para las elecciones presidenciales del 7 octubre. El excapitán y diputado de la ultraderecha, Jair Bolsonaro, lo sigue a una distancia de 22 puntos, según la encuesta de 'Datafolha' que ha provocado cierto estremecimiento en los mercados. Otra reciente encuesta, de Ibope, le asigna a Lula un 37% de las adhesiones.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) debe decidir en breve si Lula puede presentarse como candidato con una condena en segunda instancia por tráfico de favores. Los medios brasileños dan como un hecho que no se le permitirá participar.

Condena sin pruebas

Naciones Unidas acaba de reclamar que se respeten los derechos políticos de un Lula que, por otra parte, sigue reivindicando su inocencia. El expresidente (2003-2010) asegura que los tribunales que lo condenaron a 12 años de prisión no pudieron presentar ninguna prueba contundente que demostrara que había recibido un apartamento de parte de un empresario.

Si finalmente el TSE le impide presentarse en las elecciones, el Partido de los Trabajadores (PT) llevará como su candidato al exalcalde paulista Fernando Haddad, quien, por el momento, apenas tiene una intención de voto del 4%. Sin embargo, un 31% de los entrevistados por 'Datafolha' ha asegurado que votaría al aspirante que Lula señalara como su sustituto.

Nostálgico de la dictadura

En un contexto de creciente incertidumbre por el vacío político que provoca la prisión del exmandatario, lo único que se sabe por el momento es que Bolsonaro, un nostálgico de la última dictadura, homófobo y defensor de la tortura, pasará al segundo turno, el último domingo de octubre.