Ir a contenido

POLÉMICAS SOBRE INSTITUCIONES BENÉFICAS

Un multimillonario deja un legado de 45 millones a Oxfam

La oenegé se encuentra en el centro de un éscandalo por explotación sexual

Las organizaciones benéficas británicas gastan más para afrontar abusos

Annalisa Girardi

Una mujer en Haití, frente a un mural de Oxfam. 

Una mujer en Haití, frente a un mural de Oxfam.  / ANDRES MARTINEZ CASARES (REUTERS)

Un multimillonario británico, Richard Cousins, ha dejado más de 45 millones de euros (41 millones de libras) a la oenegé Oxfam, después haber muerto con sus dos hijos en un accidente aéreo el pasado 31 diciembre. La oenegé, que estuvo al centro de un escándalo por abusos sexuales a principio de este año, solo ha dicho estar "extremadamente agradecida" a través de su portavoz. Su último informe anual registró un ingreso de 22 millones de euros (19,8 millones de libras) en donaciones. 

Oxam, que combate la pobreza y el sufrimiento en todo el mundo, se enfrenta a acusaciones de explotación sexual que implican a su personal en Haití, incluido el entonces director general de la isla caribeña, Roland Van Hauwermeiren. El caso denuncia que, durante la respuesta humanitaria al terremoto del 2010, los trabajadores de la oenegé pagaron a jóvenes mujeres haitianas por sexo. Tras una investigación cuatro empleados fueron despedidos, debido a "mala conducta grave", y tres, entre ellos Van Hauwermeiren, fueron "autorizados a renunciar". Algunos siguieron operando otras organizaciones humanitarias. 

Ocultar los hechos

Van Hauwermeiren negó haber pagado por sexo, pero admitió "haber cometido errores". Oxfam fue acusada de ocultar los hechos, llevando a las dimisiones de su presidente ejecutivo, Mark Goldring. Desde que el caso salió a la luz miles de personas dejaron de hacer donaciones regulares. La organización ha entonces anunciado haber tomado medidas para actualizar su código de conducta, que antes el incidente de Haití no prohibía el pago a cambio de sexo. 

Muchas otras organizaciones benéficas británicas están gastando más dinero en la capacitación del personal para hacer frente a la mala conducta sexual desde que se produjo el escándalo de abuso en el sector de la asistencia. Después de que el pasado julio el organismo de control del sector de la asistencia en Reino Unido acusara las organizaciones de no abordar los "horribles" abusos sexuales y acosos, una encuesta sobre 90 oenegés realizadas por Bond, un grupo de organizaciones internacionales de desarrollo, ha mostrado que casi tres de cada cuatro instituciones han aumentado las inversiones en este ámbito.