Ir a contenido

SEGURIDAD INFORMÁTICA

La campaña de injerencia rusa en EEUU ataca ahora a grupos conservadores

Microsoft desarticula un ataque informático a dos laboratorios de ideas críticos con Trump y Putin

Idoya Noain / Nueva York

Los ciberataques han aumentado ante las elecciones de medio termino en EEUU, convirtiendo la seguridad informática en una  prioridad. 

Los ciberataques han aumentado ante las elecciones de medio termino en EEUU, convirtiendo la seguridad informática en una  prioridad.  / KACPER PEMPEL (REUTERS)

La alerta en Estados Unidos ante la injerencia desde Rusia en sus asuntos nacionales no cesa y aunque parece que se mantiene una estrategia identificada primero en las elecciones presidenciales de 2016 consistente en ataques informáticos, hay señales de que se amplían y diversifican las tácticas. En las últimas horas Microsoft ha informado de que ha frenado la publicación de varias páginas falsas creadas por piratas relacionados con el espionaje militar ruso, incluyendo dos que los hackers habían vinculado a dos laboratorios conservadores de ideas.

Nadie ve casual la elección del Hudson Institute y el International Republican Institute, los dos 'think tanks' puestos en la diana. Representan ideas conservadoras y y ambos han sido críticos con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y con el ruso, Vladimir Putin. De hecho han promovido la búsqueda de más sanciones contra Moscú y han denunciado abusos de derechos humanos en Rusia y los excesos de oligarcas del país.

“Son organizaciones informalmente vinculadas a los republicanos”, le reconocía a 'The New York Times' Brad Smith, presidente de Microsoft, que ha hablado de “otro repunte en ataques” cibernéticos que atribuye a “regímenes autoritarios que buscan fracturar y astillar grupos” en la sociedad estadounidense.

Eric Rosenbach, director de un proyecto de Harvard que lucha por la democracia digital, también decía al ‘Times’ que la desarticulación de páginas falsas “es otra demostración del hecho de que los rusos no están buscando ataques partidistas, sino que perciben en su propio interés nacional, tratando de alterar y minar cualquier grupo que reta cómo la Rusia de Putin opera tanto allí como alrededor del mundo”. En la injerencia en 2016 la principal diana, aunque no la única, habían sido los demócratas.

Aunque Microsoft no ha hablado directamente de GRU, la unidad de espionaje militar ruso a 12 de cuyos miembros imputó el mes pasado el fiscal especial Robert Mueller, ha señalado al gobierno del Kremlin y ha hecho mención a un grupo de piratas vinculados a GRU, conocido como APT28, Strontium o Fancy Bear. La campaña desarticulada también había creado tres páginas falsas que se hacían pasar por webs del Senado y una sexta que afectaba a la propia compañía.

El episodio ratifica de nuevo la conciencia en EEUU de que las elecciones legislativas de noviembre han entrado en la diana de actores extranjeros. Y aunque el domingo el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, dijo que China, Irán y Corea del Norte también pueden intentar interferir, de momento el origen de los ataques identificados hasta ahora se vincula a Rusia.

Moscú rechaza las acusaciones

Las autoridades rusas, que han rechazado regularmente las acusaciones de haber utilizado ciberataques para influir en las elecciones y la opinión política de Estados Unidos, también han reaccionado hoy cuestionando la denuncia de Microsoft.

"No sabemos a qué tipo de hackers se refieren o cuál es el impacto en las elecciones", ha dicho según recoge Sputnik el portavoz de Kremlin Dmitri Peskov, que ha asegurado que "las acusaciones, serias, no parecen tener base". Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, mientras, se ha calificado de "lamentable" que Microsoft "tenga que participar en la 'caza de brujas' que barre Washington. Aparentemente lo han hecho para demostrar su lealtad, es su opción", se ha afirmado en un comunicado que en tono amenazante sugiere la posibilidad de tomar acciones contra la actividad de la compañía en el mercado ruso.

0 Comentarios
cargando