Ir a contenido

Crisis migratoria

Inmigrantes venezolanos piden una "ruta humanitaria" para pasar la frontera con Ecuador

Ante la decisión del gobierno ecuatoriano de exigirles pasaporte, algunos venezolanos han decidido entrar de manera ilegal

El Periódico

Ciudadanos venezolanos cruzan el puente internacional Simón Bolívar desde San Antonio del Tachira, en Venezuela, hacia Colombia, el 10 de febrero.

Ciudadanos venezolanos cruzan el puente internacional Simón Bolívar desde San Antonio del Tachira, en Venezuela, hacia Colombia, el 10 de febrero. / AFP / GEORGE CASTELLANOS

En el éxodo que han emprendido miles de ciudadanos venezolanos por dejar su país y buscar un mejor futuro en otros países de Sudamérica, se han encontrado en la frontera con Ecuador que no podrán pasar si no presenta su pasaporte, por lo que muchos han decidido desobedecer las nuevas leyes y otros piden una "ruta humanitaria" que los lleve a Perú.

Los venezolanos que vienen caminando a través de Colombia, se encontraron con la noticia de la disposición ecuatoriana cuando llegaron al punto de migración y quedaron varados pues portaban únicamente su cédula de identidad.

Una de ellas fue Hairan Rincón, que salió de Maracaibo y su destino final es Perú, donde la espera su esposo. "Con sacrificio él me mandó los pasajes para poder salir de Venezuela, porque eso cada día está peor, son muchos muertos que hay en los hospitales niños, adultos, eso no se aguanta", aseveró. Ante las nuevas exigencias migratorias de Ecuador, aseguró entre lágrimas que no hay retorno, ya que "ir para atrás es morirnos porque Venezuela está horrible (...) no se puede, regresar, no es una opción, no tenemos cómo alimentarnos", subrayó.

La Defensoría del Pueblo indicó que Ecuador eliminó la exigencia de pasaporte para el ingreso en el país de niños y adolescentes venezolanos, que lleguen con sus padres o tutores que sí porten el documento y que comprueben su filiación, parentesco y los certificados que acreditan la tutela. En Venezuela, para los menores de entre cero y nueve años se entrega una partida de nacimiento y no pasaporte ni cédula.

Pero para ejemplificar lo dramático que puede ser esta situación para las familias inmigrantes, está la venezolana Haydee García, quien tiene pasaporte pero su hija de 20 años no, como tampoco su nieta de 3, con las que pretendía llegar a Perú donde les espera su yerno, pero ahora no saben si podrán llegar todos juntos.

Durante las primeras horas del domingo, varios ciudadanos venezolanos que no llevaban pasaporte, pedían una "ruta humanitaria" en la frontera para poder avanzar hacia Perú, país que también exigirá el documento desde el próximo 25 de agosto.

No hacen caso de las exigencias migratorias

Para llegar antes de esa fecha, un grupo de venezolanos desafió las disposiciones migratorias de Ecuador e inició una caminata por la carretera en su vía para llegar a Perú. "Con sus maletas en mano, grupos de venezolanos que no tienen pasaporte emprendieron este domingo el viaje a pie por el territorio ecuatoriano desde el puente internacional de Rumichaca, en la frontera norte con Colombia", dijo un diario local.

Y agregó que las "autoridades y efectivos de la Policía ecuatoriana no le impidieron el paso al primer grupo de extranjeros que tomó esta decisión". Mientras tanto, la titular de la Defensoría del Pueblo de Ecuador, Gina Benavides, dijo que esperan tener alguna respuesta del tribunal al que le solicitaron medidas cautelares para frenar la decisión del Gobierno ecuatoriano de exigir pasaporte a los venezolanos.

Paso libre a sudamericanos

"Consideramos que tenemos que agotar nuestros recursos internos. Si es que la medida cautelar no nos es concedida, estaremos mirando la posibilidad de activar acciones a nivel internacional en materia de protección de derechos humanos", indicó Gina Benavides y agregó que valoran acudir al Sistema Interamericano y han informado de la situación al Sistema de Naciones Unidas, especialmente a la Relatoría de Migrantes.

Benavides señaló que la Ley Orgánica de Movilidad Humana establece claramente "que los ciudadanos suramericanos pueden transitar por los distintos países de Sudamérica con su documentos de identidad", por lo que la medida del Gobierno "no tiene asidero constitucional ni legal", opinó.

Por su parte, el ministro del Interior, Mauro Toscanini, ha defendido la medida para "garantizar el ingreso seguro, regular y ordenado" y evitar casos de trata de personas y tráfico de migrantes. Pero Benavides argumenta que está probado que cuando se ponen medidas de restricción, se fomenta la migración irregular.

"La población que ha venido no se va regresar. Tenemos personas que han venido caminando desde Cúcuta veinte o treinta días. Vienen en condiciones precarias y sin recursos", relató al expresar su temor de que los afectados decidan entrar por canales irregulares con el riesgo de caer en redes de trata y tráfico de personas.