Ir a contenido

LA CORRUPCIÓN EN EL CONO SUR

Las diversas teorías conspirativas sobre unos cuadernos de las tramas corruptas argentinas

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

El presidente argentino, Mauricio Macri.

El presidente argentino, Mauricio Macri. / AFP / NATACHA PISARENKO

Las fotocopias de los ocho cuadernos escolares en los que el ex sargento Oscar Centeno describió la presunta trama de negocios paralelos hechos entre los años 2003 y 2015 mientras conducía el auto de un subsecretario de Estado, desataron una tormenta de final impredecible. Las confesiones de empresarios y expolíticos parecen confirmar todo lo escrito.

Pero las dudas están a la orden del día. Centeno quemó los cuadernos y a los investigadores judiciales no les parece relevante saber cuándo se han escrito. Ni siquiera sometieron su grafía a una pericia. Les alcanza con las coincidencias de tiempo y lugar entre los registros del chófer y los movimientos de las personas señaladas en edificios públicos. Esos, dicen los defensores de las fotocopias, son indicios irrefutables. 

Los que adhieren a las teorías conspirativas ven la mano de los servicios de inteligencia y recuerdan cómo a través de una falsa denuncia televisiva sobre vínculos con el narcotráfico se hundieron las aspiraciones del candidato a gobernador bonaerense Aníbal Fernández en los comicios de octubre de 2015. Su derrota abrió el camino para el triunfo de Mauricio Macri. Se asegura que el macrismo también recibió en ese momento crucial la ayuda de Cambridge Analytica.  

Su consejero delegado, Alexander Nix,  no solo manipuló el 'big data' para ayudar a Donald Trump y en favor del 'brexit'. El portal opositor El Cohete a la Luna, sostiene que es un viejo conocido de la Argentina desde hace más de dos décadas, donde mantiene relaciones sociales, deportivas y comerciales. El exconsejero delegado ha comparecido ante el Comité de Cultura del parlamento británico, en el marco de la investigación sobre el 'brexit'. En su informe aparece una referencia directa a la campaña presidencial de 2015 y al mismo Macri. A su vez se menciona una reunión del 27 de mayo de 2015 para realizar una campaña anti Kirchner.

A los suspicaces no se les pasaron por alto otros detalles. El fiscal de la causa de los cuadernos, Carlos Stornelli, fue jefe de seguridad del Boca Juniors  durante la actual gestión de Daniel Angelici, delfín de Macri en el club más popular de la Argentina y su lobista en los Tribunales.  De acuerdo con El Cohete a la Luna, la madre de sus tres hijos, Claudia, es hija de un poderos ministro de la última dictadura (1976-83) Llamil Reston.

Fundador de la Triple A

Centeno se abstuvo de entregarle los explosivos cuadernos al diario La Nación. Lo hizo un ex suboficial de la policía, Jorge Bacigalupo, quien reivindica en las redes sociales al comisario Alberto Villar, fundador en los años setenta de la Alianza Anticomunista Argentina (AAA o Triple A), autora de 1.000 asesinatos, y a los militares encarcelados por delitos represivos.  

Centeno aguarda en su casa el desenlace de la causa. En este contexto, Kirchner se refirió al “evidente manejo extorsivo de la figura del arrepentido” que cuenta con “el beneplácito” de las más “altas esferas” del Poder Judicial y “los medios hegemónicos de comunicación”. Unos le toman la palabra y la conminan a resistir a un Gobierno que oculta sus propios trapos sucios. Otros alaban la pureza ética de las autoridades e intuyen que Cristina tiene contados los días en libertad. “La corrupción hace milagros. Consigue, por ejemplo, que las denuncias por sobornos o lavado de dinero se conviertan en un acto de fe. Sólo se cree en los delitos dependiendo de quiénes sean los acusados”, ironizó en el diario 'Tiempo Argentino' la periodista Cecilia González.