Ir a contenido

TRAGEDIA EN ITALIA

Catástrofe en Génova

Al menos 35 personas mueren al derrumbarse el viaducto de una autopista que cruza la capital de Liguria

Salvini promete que hará "todo lo posible para conseguir nombres y apellidos de los responsables pasados y presentes" del desastre

Rossend Domènech / Roma

Los escombros del puente que ha colapsado en Génova. 

Los escombros del puente que ha colapsado en Génova.  / ANDREA LEONI

Pocos minutos antes del mediodía del martes se vino abajo un puente que une dos partes de la ciudad de Génova y que constituye el tramo urbano de la autopista que conecta Francia con el sur de Italia. El derrumbe se llevó consigo durante los 90 metros de altura a unos 35 coches, tres camiones y otros vehículos y provocando la muerte de al menos 35 personas, otras 10 por ahora desaparecidas, además de 13 heridos graves. “La víctimas serán más”, ha adelantado Giovanni Toti, presidente autonómico de la región de Liguria.

Entre los desaparecidos figuran personas que se encontraban en sus viviendas, situadas al pie o al borde de la parte hundida del puente, mientras que entre los heridos hay personas a las que el impacto indirecto pero fragoroso de la estructura sobre su casa mientras se desplomaba provocó varios incendios y fugas de gas.

Dos calles situadas al borde del torrente de Polvecera, dentro del cual han caído unos 100 metros del viaducto de la autopista, han sido evacuadas de sus 50 habitantes, así como algunos edificios situados a nivel del puente y cercanos a la parte que se ha caido. Para evitar posibles daños con efecto retardado,  el martes por la tarde la concesionaria del tramo de autopista urbana comenzó unas labores de control sobre la parte del puente que ha permanecido en pie.

“Esto es el infierno”, repetían los bomberos que durante horas hurgaron en el amasijo de aceros, coches, camiones, bloques  de cemento y cables de alta y baja tensión, durante un temporal intenso que se estaba abatiendo en una ciudad que fue construida como un balcón sobre el mar.

Tráfico muy intenso

El hundimiento del puente se ha producido en la víspera del 'ferragosto', una fiesta anual señalada en el calendario italiano, antes y después de la cual se desplazan millones de ciudadanos para sus vacaciones. “Sobre el puente hoy había un tráfico muy intenso”, han relatado numerosos testigos.

De momento no está claro todavía si se ha tratado de un debilitamiento estructural del puente, construido entre 1963 y 1967, que ya sufría continuas obras de mantenimiento, situación posiblemente agravada por la caída de un potente rayo sobre el viaducto, según ha relatado varios testigos. “La notícia del rayo no está confirmada”, ha dicho Angelo Borrelli, jefe de Potección Civil. La fiscalía local ha anunciado que, pasadas las primeras horas de emergencia, abrirá un sumario para esclarecer las causas del derrumbe.

Austostrade SA, concesionaria del puente, ha comunicado que la estructura era segura, un parecer contrario al de algunos ingenieros de Génova, según los cuales “el puente debía ser demolido y reconstruido desde hacía tiempo”. “Si usted tiene otras informaciones, envíemelas”, ha contestado Giovanni Castellucci, consejero delegado de Autostrade, frente a las objeciones de un periodista sobre la dudosa firmeza de la estructura. Protección Civil ha confirmado que en el momento del hundimiento no había en curso obras de mantenimiento, como había comunicado una fuente de la concesionaria.

En busca de responsables

“Se trata de una tragedia gigantesca”, comentó Danilo Toninelli, ministro de Transportes, que se encontraba de vacaciones. “Un verdadero desastre”, añadió Edoardo Rixi, viceministro de Transportes, que  estaba  de guardia en Roma.

Giuseppe Conte, presidente del gobierno, interrumpió sus vacaciones para transcurrir dos días en Génova, ciudad en la que ya se encontraba  el vicepresidente del Ejecutivo, Luigi Di Maio. Poco antes este había escrito en Facebook que se dirigía a Génova “porque en este momento el Estado debe hacer sentir su cercanía antes que nadie a las familias de las víctimas”.

Toninelli ha añadido que “hechos como este son un ejemplo de falta de mantenimiento, tragedias que no tienen que suceder en un país como Italia”. “Ahora es prematuro, pero quien sea identificado como responsable deberá pagar”, ha advertido. El ministro Matteo Salvini, titular de Interior, ha dicho que, como ciudadano italiano, hará “todo lo posible para conseguir nombres y apellidos de los responsables pasados y presentes, porque es inaceptable que en Italia se muera así”.

El maltratado 'puente de Brooklyn'

El 'puente de Brooklyn', como lo llamaban los genoveses, había sido inaugurado en 1967 en presencia del entonces presidente de la República Giuseppe Saragat. Desde el principio fue  objeto de encendidas discusiones sobre la capacidad de sus características y, sobre todo, necesitó de obras continuas de mantenimiento. Mide 1.182 metros de longitud, los carriles viajan a 90 metros sobre el nivel del torrente y los pilones tienen 90 metros de altura. Al contrario de cuanto era habitual, se construyó con una mezcla de cemento armado precomprimido y cemento armado normal, este último para las torres y columnas que lo sostienen y que lejanamente recuerdan el famoso puente de Nueva York.

0 Comentarios
cargando