Ir a contenido

ORIENTE PRÓXIMO

Tres muertos y más de 30 heridos en una jornada de intercambio de fuego entre Israel y Hamás

Entre las víctimas, una mujer embarazada y su hija de apenas 18 meses

Mateo Torres

Los restos de la casa donde la palestina embarazada y su hija de 18 meses murieron por un misil israelí. 

Los restos de la casa donde la palestina embarazada y su hija de 18 meses murieron por un misil israelí.  / SAID KHATIB (AFP)

Después de una noche de intensos bombardeos en Israel y en la Franja de Gaza, un ultimátum de Israel puso fin al lanzamiento de cohetes por parte de Hamás y de otras milicias palestinas. Durante la jornada que duraron los bombardeos murieron tres palestinos y una decena de israelís resultaron heridos, la mayoría leves.

El ultimátum se lo hizo llegar Israel a Hamás a través de Egipto: “Si el lanzamiento de cohetes no se detiene antes de las cuatro de la tarde, habrá una ofensiva de amplio alcance contra Gaza”. Unos minutos antes de que expirara el plazo, las milicias dispararon un cohete Grad contra Bersheba, el primero en cuatro años, que cayó al norte de la ciudad sin causar daños. Pero desde las cuatro de la tarde no hubo ninguna violación significativa.

Respuesta contundente

Sin embargo, después de las seis de la tarde la aviación israelí destruyó completamente el Centro Cultural Said Mashal, al oeste de la Ciudad de Gaza, causando heridas a 18 personas, según informó el Ministerio de Sanidad de Gaza. Fue la respuesta israelí al cohete contra Bersheba. Fuentes de Hamás dijeron que ese artefacto lo disparó una milicia salafista descontrolada.

Las víctimas mortales son una mujer palestina de 23 años embarazada de nueve meses y su hija de 18 meses en la localidad de Deir al Balah, así como un hombre, miliciano de Hamás, en la localidad de Yabaliya. En Israel hubo una mujer tailandesa, trabajadora del campo, que resultó herida de gravedad. El resto de los heridos fueron de carácter leve.

Recriminación mutua

Las dos partes se recriminaron haber iniciado la última escalada de violencia, tras un incidente en el que murieron dos milicianos de Hamás el lunes al norte de Gaza. Israel sostuvo entonces que los milicianos dispararon contra sus soldados del otro lado de la valla, una acusación que Hamás rechazó taxativamente.

Un portavoz de Hamás, Fawzi Barhum, manifestó que Israel no conseguirá acabar con la política de “una bomba por una bomba” que las facciones palestinas de Gaza anunciaron recientemente. Se trata de la aplicación de la ley de talión, y se guía por el principio de que ningún ataque israelí quedará sin respuesta.

Negociaciones indirectas

Lo ocurrido en las últimas horas puede calificarse de una intensa oleada de escaramuzas de cara a la galería para ver quien tiene la voz dominante. A pesar de la extrema superioridad militar de Israel, Hamás aplica cada día técnicas más parecidas a las de Hizbolá en el sur de Líbano, incluida la ley de talión.

A pesar de esas escaramuzas, Hamás e Israel no han roto las negociaciones indirectas que conducen a través de Egipto para lograr una tregua de larga duración a cambio de un alivio limitado del bloqueo de la Franja.