Ir a contenido

AFRICA OCCIDENTAL

Milicianos de Boko Haram matan a siete personas en un ataque en el noreste de Nigeria

Los continuos asaltos cuestionan que el grupo yihadista esté a punto de ser derrotado, como afirma el Gobierno

El Periódico

Desplazados de la región del Lago Chad por la violencia de Boko Haram. 

Desplazados de la región del Lago Chad por la violencia de Boko Haram.  / OXFAM / INTERMÓN / PABLO TOSCO

Siete personas murieron en un ataque de Boko Haram en un pueblo en el noreste de Nigeria. Los milicianos llegaron a Muduri, en el estado de Borno, el lunes por la noche, alrededor de las 22.00 hora local, a bordo de camionetas y motocicletas y masacraron a siete civiles que intentaban huir. "Los terroristas ejecutaron a siete personas antes de disparar a todo el pueblo", dijo Umar Ari, un líder de una milicia local. 

Otro habitante, Abdullahi Bunu, también contó que los yihadistas, armados con rifles de asalto y lanzacohetes, abrieron el fuego indiscriminadamente. El pueblo asaltado se encuentra a unos diez kilómetros de la capital de Borno, Maiduguri. "Volvimos esta mañana, todo el pueblo estaba quemado, igual que nuestras reservas de alimentos y nuestro ganado", dijo Bunu. Según su testimonio, entre las víctimas había el jefe de la aldea y su esposa, que los milicianos decapitaron ante todo el pueblo. 

Violencia diaria 

Boko Haram ha intensificado sus ataques en el noreste de Nigeria en las últimas semanas, incluyendo bases militares o convoyes de soldados, dejando decenas de muertos. También hay muchos miembros de las tropas nigerianas desaparecidos. Los terroristas se han dividido en dos grupos y aún no está claro quién es el responsable del último ataque. Una facción leal a Abubakar Shekau es conocida por asesinatos indiscriminados de civiles, mientras que hay otra que se separó del grupo terrorista originario para afiliarse al Estado Islámico, bajo la autoridad de Abu Mus'ab al Barnawi, y que se centra principalmente en atacar a los militares. 

La semana pasada, cinco personas también murieron en un ataque similar en la aldea de Gasarwa, cerca de la ciudad de Monguno en la región del Lago Chad. Los yihadistas llegaron con 10 furgonetas e incendiaron las casas del pueblo. "Cinco personas murieron en los fuegos provocados, entre ellas dos hombres mayores y tres niños que no consiguieron huir", dijo Babakura Kolo, un miembro de las milicias del estado de Borno que intentan defender a los habitantes de los terroristas. También agregó que sus hombres fueron superados en números y armas y que por lo tanto fue imposible de frenarles.

Además, la semana pasada también murieron 11 soldados nigerianos y 3 civiles en un ataque contra un puesto militar en la misma región. Es un recordatorio que Boko Haram sigue siendo una gran amenaza, pese a las declaraciones de las autoridades que indican haber retomado el control de la zona.

Declaraciones dudosas 

Los asaltos ponen en duda las repetidas afirmaciones del Gobierno nigeriano de que el grupo yihadista está a punto de ser derrotado. Especialmente en los últimos dos años, el Ejecutivo y fuentes militares han confirmado a menudo sus sucesos sobre los milicianos. Sin embargo, ya han pasado nueve años desde la aparición del grupo y la violencia sigue casi diariamente. Los desórdenes en el noreste del país ya ha dejado más de 20.000 muertos y casi 2,6 millones de desplazados desde el 2009. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.