Ir a contenido

CRISIS DEL GOBIERNO DE CARACAS

Siniestro total en Venezuela

Pese a insistir en conjuras internacionales, Maduro admite responsabilidades en el desastre económico

El PIB se derrumbará este año en torno a un 15% y la inflación alcnazará la cifra de 1.000.000%

Abel Gilbert

Manifestación contra la creación del carnet de la patria y otras medidas económicas impulsadas por Maduro, el pasado viernes, en Caracas. 

Manifestación contra la creación del carnet de la patria y otras medidas económicas impulsadas por Maduro, el pasado viernes, en Caracas.  / MIGUEL GUTIÉRREZ (EFE)

El escaso humo que dejó una explosión con la cual, según Nicolás Maduro, intentaron matarle durante un desfile de la Guardia Nacional, se disipó pronto en el aire de la avenida de Bolívar. Las volutas perdían consistencia cuando el presidente, sin proponérselo, reconocía que la única bomba de tiempo de detonaciones impredecibles es la misma Venezuela. El opositor Henrique Capriles prefiere hablar de una peligrosa implosión. Un año después de haberse instalado la Asamblea Constituyente con el propósito de salvar la paz, ya se sabe que el 2018 cerrará con una caída del 15% del PIB.

La era Maduro, si se cuenta su primer y accidentado Gobierno, suma, de esta manera, una retracción de su economía casi del 50%, de acuerdo con los cálculos de la oposición. El salario mínimo es de 1,4 dólares (1,2 euros). El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha pronosticado para el 2018 una inflación de 1.000.000 %.  Venezuela tiene una deuda de 170.000 millones de dólares  (146.777 millones de euros) que es impagable y reservas  internacionales por unos 9.000 millones (7.770 millones de euros), las más bajas de las últimas dos décadas. Su economía depende en un 95% de las exportaciones petroleras. El proceso de desindustrialización ha sido tan profundo que debe importar hasta la leche y la harina.

Segundos antes de que se escuchara el estampido cerca del palco y concluyera la transmisión por todas las televisiones, públicas y privadas, Maduro recordaba a los venezolanos que, en medio de semejante precariedad, el Gobierno no podía seguir sosteniendo los subsidios a la gasolina. "Hago una llamada a la Venezuela honesta y trabajadora", decía. Una semana antes había hecho otro reconocimiento semejante. "Aquí la gasolina no vale nada. Pero decir eso es mentira, sí vale mucho: la paga el Estado. Tenemos que ir a un uso racional, justo", aseveraba.

Precios irrisorios

Los venezolanos no consiguen pasta de dientes ni papel sanitario pero pagan por un litro de gasolina de 95 octanos seis bolívares en un país donde un dólar se cotiza en el mercado negro a 3.651.126 bolívares.  El subsidio no beneficia a todos por igual. De acuerdo con el portal Prodavinci, un 27% de esa gasolina llega a la población sumergida en la pobreza, otro 26% a los sectores de mayores ingresos y alrededor de 45% a manos de los contrabandistas que la revenden, principalente en Colombia.

Y lo que se le ocurrió por estas horas al presidente para enderezar un entuerto imposible habla más de cómo se entrelazan los dislates políticos y económicos. En adelante, dijo Maduro, el suministro se regulará a través del llamado carnet de la patria, una tarjeta electrónica que da acceso a los bonos y cajas de comida que reparte el Gobierno. "Todas las personas que tengan un coche, una moto, el transporte público de pasajeros, el transporte público de carga, todo el que tenga un vehículo automotor debe acudir el viernes tres, sábado cuatro y domingo cinco de agosto a los lugares que se van a anunciar para el gran censo nacional automotor. Para una nueva política nacional energética, vinculada al carnet de la patria, el que no tenga el carnet de la patria se lo vamos a sacar", añadía le dirigente.

Esperando los nuevos billetes       

"Ha llegado la hora de la recuperación económica y nece…", anunciaba Maduro durante los festejos de la Guardia Nacional cuando un ruido extraño lo detuvo. La petición a los venezolanos quedó en el aire. Un par de días antes, había autorizado que se flexibilice el control de cambio, entre otras cosas porque es inútil: la vida económica se rige en buena parte por los dictados del dólar cuyo precio fija el mercado negro. Lo que se espera, con esta medida, es bajar el valor del billete estadounidense y frenar la especulación.

La medida es complementaria con la puesta en circulación el 20 de agosto del nuevo cono monetario. El bolívar "soberano" tendrá cinco ceros menos y queda anclado al petro, la criptomoneda que promueve el Estado de manera oficial y que es respaldada por los 5.342 millones de barriles del campo 1 del Bloque Ayacucho de la Faja Petrolífera del Orinoco. “Se acabaron las mafias le quemamos los billetes en las manos, pido tu apoyo. ¿Cuál es el dilema? ¿Seguir como estamos con el modelo de guerra económica, con la agonía permanente? Vamos al gran cambio. Va a ser difícil pero tenemos la visión correcta”.

Venezuela quiere ver la luz al final de un túnel de postergaciones, pero hasta para eso sufre, ante la falta de suministro eléctrico. El pasado martes, el 80% de Caracas se quedó sin energía. Una profusa marcha campesina recorrió 400 kilómetros para llegar a  una Caracas donde no solo faltaba la luz sino, también, el agua. Los líderes de la procesión le exigieron al Gobierno que ponga fin a los desalojos y las medidas represivas ante quienes protestan.En una ciudad sumergida en otras penumbras, Maduro tuvo un arranque de autocrítica durante el 4º congreso del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela: "Los modelos productivos que hasta ahora hemos ensayado han fracasado y la responsabilidad es nuestra, es mía”.

0 Comentarios
cargando