Ir a contenido

ENTREVISTA

Jourová: "Si hubiera estado en España también habría salido a las calles contra 'La Manada'"

La comisaria europea Vera Jourová alerta de la capacidad que existe para alterar equilibrios políticos y la importancia de las elecciones europeas de 2019

La liberal checa insiste en que no habrá revisión de la euroordeny que la rebelión no puede quedar cubierta por no estar reconocida en todos los países de la UE

Silvia Martinez

Vera Jourová.  

Vera Jourová.   / Mauro Bottaro

Pocos comisarios tienen tantos y tan variados frentes como la liberal checa Vera Jourová (Trebíc, 1964), comisaria europea de Justicia, Igualdad de Género y Consumidores. Su agenda incluye las derivas autoritarias en Polonia o Hungría y el estado de derecho, los escándalos del Dieselgate y Cambridge Analytica, la privacidad o la lucha contra la violencia de género. A poco más de un año del final de su mandato y de unas elecciones europeas cruciales, asegura que le gustaría seguir cinco años más en el cargo. 

Uno de los mayores escándalos este año ha sido Facebook y Cambridge Analytica. ¿En qué fase estamos?
Tenemos los resultados de la investigación británica y dice que la campaña del 'brexit' pudo verse afectada porque hubo una vulneración de las reglas de la protección de datos. Debería ser una advertencia de que el abuso de datos privados de la gente para manipularnos con noticias falsas es un cóctel peligroso para la democracia y la libertad electoral.

En menos de un año hay elecciones europeas. ¿Cómo se preparan para evitar la difusión de noticias falsas y campañas de desinformación?
Hemos elaborado un código de buenas prácticas para implicar a las empresas tecnológicas y que sean más proactivas. Algunos dicen que es excesivamente cuidadoso pero tampoco quería ir más lejos.

"El abuso de datos privados para manipularlos con noticias falsas es un cóctel peligroso para la democracia y la libertad electoral"

¿Por qué?
La gente debería ser capaz de pensar por sí misma si algo es noticia falsa o no. Lo que hemos pedido es más cooperación al sector tecnológico para que identifique y minimice el impacto de las noticias falsas. Tenemos que analizar los métodos, cómo se presentan, cómo se crean los algoritmos. Hay elecciones europeas, nacionales y regionales y recomendaremos a los estados miembros que tengan en cuenta la lección de Cambridge Analytica y adopten medidas legislativas nacionales para crear reglas para las campañas políticas en internet, para proteger a la gente de las técnicas de manipulación.

¿Por qué no adopta medidas a nivel europeo?
No excluyo dar algún paso legislativo a nivel europeo, pero esto no va solo de elecciones europeas. Es algo sistémico. Es un gran laguna en el mercado del márketing político. Tenemos evidencias de que tienen capacidad para cambiar la situación política y el equilibrio de poderes en los Estados miembros. No quiero que quienes pagan por estos métodos ganen elecciones. No es competencia justa ni pluralidad política.

Hay gobiernos que utilizan la confrontación con Bruselas para ganar apoyos en casa. ¿Le preocupa?
El populismo parece estar en alza, pero no veo una línea clara entre el populismo y la reflexión de lo que piensa y teme la gente. Para ser justos, nosotros, demócratas, también debemos tener en cuenta la lección. La crisis de la inmigración ha causado mucho nerviosismo y ansiedad en la sociedad. Queremos que la gente entienda por qué hay que ayudar y financiar, pero eso requiere más comunicación y explicaciones, y más escuchar lo que opina la gente.

El exjefe de gabinete de Donald Trump, Steve Bannon, ha anunciado un movimiento para apoyar a los partidos de derechas y populistas en Europa.
Los partidos de derechas no están prohibidos. Están todavía en el escenario político así que los demócratas deberíamos dejar de decir que la derecha es mala gente. Lo que hay que pensar es cómo ofrecer más estabilidad. Quejarse sobre los demás no es una buena estrategia. Espero que los programas políticos para Europa de partidos que no son extremistas sean entendibles, propongan cosas que pueden funcionar y en las que la gente pueda confiar.

Otro de los grandes retos que tienen es frenar la deriva autoritaria en Polonia. Da la sensación de que la estrategia está fallando.
La estrategia política es invitar a Polonia a que regrese con los países donde funciona plenamente el estado de derecho. Tenemos poderes limitados y los estamos utilizando, pero son los Estados miembros quienes deben decidir. En mi opinión, el artículo 7 –que prevé sanciones como la pérdida de los derechos de voto- nunca será activado. Pero son los estados miembros los que tendrán que determinar cuáles son los parámetros del estado de derecho. Me temo que el resultado nos va a decir algo sobre Europa y no solo sobre Polonia.

La Comisión ha decidido denunciar a Hungría por sus planes migratorios. ¿Le preocupa más Hungría o Polonia?
Son historias diferentes y atraviesan momentos distintos. Temo todo lo que ocurre que puede poner en riesgo las libertades individuales y la democracia, y es algo que veo en ambos países. Pero al menos el principio de reconocimiento de una decisión del Tribunal de Justicia de la UE ha funcionado en Hungría. Espero que Polonia haga lo mismo.

El expresidente catalán Carles Puigdemont ha regresado a Bélgica tras la decisión del Tribunal Supremo español de retirar, por segunda vez, la orden europea de detención. ¿Diría que ha habido un uso correcto?
Para la Comisión siempre es difícil analizar casos individuales y no lo voy a hacer tampoco con este. La orden europea de detención es una herramienta legal para el reconocimiento de decisiones internacionales y los servicios jurídicos de la Comisión no me han alertado de que se haya utilizado erróneamente.

"¿Puigdemont? Para la Comisión es difícil analizar casos individuales y no lo voy a hacer con este"

¿Es habitual que un tribunal retire una euroorden?
Es legal, pero no tenemos estadísticas con cuánta frecuencia se hace. En líneas generales, cada año se ejecutan más de 5.000 euroórdenes en la UE.

El líder del PP en la Eurocámara. Esteban González Pons, ha escrito al presidente Juncker pidiendo una nueva propuesta legislativa antes del final del mandato y la revisión de la lista de 32 delitos que se reconocen automáticamente para incluir la rebelión. ¿Qué van a responder?
No sé lo que responderá el señor Juncker, pero estamos ante la armonización de la legislación penal en la UE. Hablamos del mínimo común denominador y este es el caso también de la euroorden. La rebelión no está reconocida en algunos países así que no puede estar cubierta. Puede que no funcione en determinados casos concretos pero el principio general es que solo los delitos reconocidos en todos los países pueden estar cubiertos. Y esto no lo vamos a cambiar en este mandato.

¿Hay algo que haría falta cambiar?
Sí, pero no tiene nada que ver con el caso del señor Puigdemont. Lo que sí tenemos que cambiar son los estándares de las prisiones en Europa porque es un factor de peligro para la euroorden. Ha habido casos –de Hungría y Rumanía- en los que los tribunales no han ejecutado o respondido a una euroorden de un estado sobre el que pesan dudas sobre el respeto de los derechos fundamentales por los estándares.

¿Es el caso de España?
No, no es el caso de España.

Cuando escucha decir que la euroorden está muerta y España debe abandonar el espacio Schengen, ¿qué le viene a la mente?
La orden europea de detención es una herramienta que funciona tan bien, que es una contribución tan importante en la lucha eficiente contra el crimen, que diría que es una posición que está muy clara. El crimen no entiende de fronteras y tenemos que ser más rápidos y eficientes en la cooperación transfronteriza entre autoridades y ese es el principio central de la orden europea de detención. Si se hiciera realidad (el abandono de España del espacio Schengen) estoy segura de que el resto de Europa no agradecería el cambio.

"Si hubiera estado en España también habría salido a las calles a protestar por 'La Manada'"

En España ha habido críticas por lo que algunos ven como falta de compromiso y cooperación de otras jurisdicciones judiciales europeas. ¿Preguntarle al Tribunal de Justicia de la UE hubiera cambiado algo las cosas?
Cuando un tribunal tiene dudas siempre existe la posibilidad de preguntarle, pero para ser honesta no veo la necesidad en este caso. No veo que en este caso fueran a decir algo decisivo. La cooperación judicial depende de la cooperación mutua entre estados y entre autoridades judiciales, y en Innsbruck todos (los ministros de justicia de la UE) reconocieron que la cooperación mutua es esencial. Si hay dudas sobre el funcionamiento está en la confianza más que en el funcionamiento o las condiciones legales de esta herramienta.

El caso de Puigdemont no es el único polémico. También ha generado protestas ‘La Manada’. ¿Lo conoce?
Sí y no he sido políticamente muy correcta porque dije que si hubiera estado en España también habría salido a las calles contra 'La Manada'. Espero que en apelación el tribunal examine adecuadamente el caso porque si algo parece violación puede que sea porque fue violación.

¿Cuáles son sus planes en materia de igualdad de género?
En noviembre estaré en el congreso del grupo de los Liberales y Demócratas (ALDE) en Madrid y me gustaría celebrar un debate público sobre violencia contra las mujeres por este caso y por otros. Aunque hay una legislación especial sobre la violencia contra las mujeres no hemos visto muchos progresos y me gustaría contribuir al debate público contra este fenómeno.

0 Comentarios
cargando