Ir a contenido

ALIANZA POPULISTA

Trump y Conte se alían en la línea dura con la inmigración

El presidente de EEUU aplaude la "postura firme" de Italia en fronteras y la reclama a "muchos más países europeos"

Baño de halagos mutuos con el primer ministro italiano, que defiende un "enfoque innovador y estructural"

Idoya Noain

Trump y Conte, en la Casa Blanca.

Trump y Conte, en la Casa Blanca. / AFP / SAUL LOEB

La línea dura contra la inmigración ha trazado un nuevo eje de alianza entre Washington y Roma. Este lunes, en un encuentro en la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, se han deshecho en halagos mutuos por esa postura compartida de fronteras selladas pese a la alerta ante las crisis humanitarias que se han desatado tanto en la frontera con México como en el Mediterráneo.

Ya antes de una rueda de prensa conjunta, en unas breves declaraciones ante periodistas en el Despacho Oval, Trump ha aplaudido el “fantástico trabajo” de Conte, especialmente por su línea dura con inmigrantes y refugiados. “Estoy muy de acuerdo con lo que está haciendo respecto a inmigración ilegal e incluso inmigración legal”, ha dicho. “Italia ha tomado una postura muy firme en la frontera, una postura que pocos otros países han tomado y, francamente, en mi opinion está haciendo lo correcto. Muchos otros países europeos deberían estar haciéndolo también. Algunos que tomaron esa postura hace tiempo les está yendo mucho mejor”.

Para Trump, que acostumbra a valorar cuestiones migratorias europeas según le conviene, incluso falseando estadísticas para vincular inmigración y delincuencia, el mensaje no va destinado solo a respaldar a un “nuevo amigo”, que ya le mostró su buena sintonía el mes pasado siendo el único líder en el G-7 que respaldó su polémica propuesta de readmitir en el grupo a Rusia. Tiene también un fuerte componente nacional.

Su campaña y su presidencia hasta ahora han estado marcadas por duros y polémicos mensajes y acciones contra la inmigración, incluyendo la política de “tolerancia cero” que llevó a la separación de miles de familias (una crisis aún irresuelta).

En la rueda de prensa Trump ha insistido en la necesidad de crear “fronteras fuertes”, reformar las leyes y crear un sistema basado en méritos, subrayando la “solemente necesidad de proteger a nuestros ciudadanos y calidad de vida”. “Somos el hazmerreír del mundo”, ha dicho también, y como ya hiciera el fin de semana en un tuit, se ha mostrado dispuesto incluso a dejar al gobierno sin presupuesto operativo si los demócratas no aprueban en el Congreso la financiación de 25.000 millones de dólares que reclama para completar la construcción del muro con México.


En el caso de Conte, el viaje a Washington ha servido para reivindicar la endurecida política migratoria que aplica Italia. “Hacemos lo que prometimos en campaña”, ha dicho, defendiendo que que se trata de un enfoque “innovador”, “multilateral” y “estructural, no de emergencia” y añadiendo: “La Unión Europea tiene la responsabilidad de no dejar el peso de la gestión en los países de llegada”.

En la reunión han abordado también otros temas como el comercio o la presión sobre Irán, aunque Trump ha dado una sorpresa al anunciar que estaría dispuesto a reunirse con los líderes iranís “sin condiciones previas en cualquier momento que quieran”. Hace una semana en Twitter les amenazó con “sufrir consecuencias" históricas.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.