Ir a contenido

EL DRAMA MIGRATORIO

Open Arms: La mirada sin rumbo de Josephine

Dos voluntarios de la oenegé rescatan a una mujer camerunesa que pasó 48 horas aferrada a un pedazo de madera tras el naufragio de su embarcación

Víctor Vargas Llamas

Un miembro de Open Arms abraza a Josephine, la mujer camerunesa rescatada tras naufragar junto a otros migrantes en el Mediterráneo.

Un miembro de Open Arms abraza a Josephine, la mujer camerunesa rescatada tras naufragar junto a otros migrantes en el Mediterráneo. / JUAN MEDINA (REUTERS)

Viajó con la voluntad de superar las fronteras, de sortear vigilancias armadas, de vislumbrar nuevos horizontes. Pero ahora, después de tanto esfuerzo, ni siquiera debe de saber a dónde va a posarse su mirada. Los ojos de Josephine siguen en la zozobra que la mantuvo 48 horas agarrada a un trozo de madera tras el naufragio de la embarcación en la que iba junto a otros inmigrantes. Aferrada al último resquicio para mantener vivo su sueño, a una prórroga que por momentos parecía inesperada, pero que le fue concedida con la llegada de los dos voluntarios de Proactiva Open Arms que la rescataron a unas 80 millas de la costa libia. Ahora, dos días después, esta mujer camerunesa ya se ha recuperado físicamente, pero su mente sigue sumergida en el doloroso limbo del Mediterráneo, con la mirada perdida, sin rumbo conocido.

El trauma de ver dejarse la vida a sus compañeros de esta salvaje aventura ha quedado grabado en sus pupilas. Un impacto visual que le acompaña en la retina, en su viaje hacia la costa de Palma, donde el Gobierno español ha aceptado brindarle cobijo a ella y una despedida digna a los fallecidos. "Cuando la he encontrado bocabajo y mientras le daba la vuelta he deseado con todas las fuerzas de mi corazón que estuviera viva”, ha descrito el voluntario Javier Figuera en unas declaraciones recogidas por el diario La Reppublica. "Y después, tras contactar con ella –ha añadido--, no ha dejado de tocarme, de aferrarse a mí con gran fuerza". Aferrada una vez más. Del pedazo de madera al brazo de Javier, pero siempre al anhelo de una vida mejor. Un sueño que se tornó pesadilla en medio del mar. Apenas ha acertado a decir que escapó de Camerún por la violencia de su esposo, "por no poder tener hijos", e implora que no la lleven a territorio libio: "Libia, no", repite en francés, según revela la periodista de Internazionale Annalisa milli.

Bloqueo

La mujer fue rescatada en un estado de hipotermia grave y con evidentes síntomas de haber sido víctima de un potente shock emocional, el de ver perder la vida a sus acompañantes y el de pasar más de dos días flotando en medio de la inmensidad del mar. La superviviente se encuentra "recuperada físicamente pero mentalmente aún muy afectada", puesto que sufre "un estrés agudo y un bloqueo" tal que le resulta imposible descansar, según revela la portavoz de Proactiva Open Ams, Laura Lanuza.

Josephine apenas cierra los ojos y aún tiene esa mirada perdida, capaz de atravesar fronteras, obstáculos y guardas costeras. Ahora pone rumbo al horizonte balear, aunque aún no lo sepa, porque sus ojos siguen clavados en el atroz peaje que ha pagado para tener la oportunidad de orillar un futuro mejor.

0 Comentarios
cargando