Ir a contenido

LA REACCIÓN EN MOSCÚ

Establishment y prensa afín a Putin cantan victoria tras la cumbre con Trump

Celebran el reconocimiento implícito de Rusia como superpotencia a pesar de que no se produjeron grandes avances

Marc Marginedas

Establishment y prensa afín a Putin cantan victoria tras la cumbre con Trump

YURI KADOBNOV

Un compartido sentimiento de satisfacción, que muy bien podría resumirse de forma figurada en la frase "misión cumplida", se desprendía este martes de los titulares de la prensa oficialista y de las declaraciones pronunciadas por responsables políticos rusos próximos al presidente Vladímir Putin. Ambos celebraban sin disimulo el poderoso mensaje implícito para el mundo que transmitía la imagen de su líder sentado junto a Donald Trump, presidente del país más influyente, debatiendo los asuntos internacionales más importantes.

Para ellos, era la constatación de que pese a la anexión de Crimea manu militari, las intervenciones rusas en las guerras de Ucrania y Siria, los asesinatos de voces críticas rusas asentadas en el extranjero, entre otras acciones unánimente criticadas por la comunidad internacional, todas las tentativas de aislar a Rusia habían demostrado ser infructuosas.

"Los intentos de Occidente de apartar a Rusia han fracasado", ha titulado el rotativo 'Rossískaya Gazeta', órgano oficial del Gobierno ruso. La publicación se ha hecho eco de unas declaraciones en este sentido pronunciadas por el líder del Kremlin. "Nuestro país es demasiado grande para ser sancionado y aislado", se ha vanagloriado Putin. El mandatario ruso ha parafraseado a Trump durante el encuentro con los medios el lunes para advertir de que la reunión marcaba el inicio de una nueva era de contactos estrechos en la que ambos dirimirían de forma bilateral, de igual a igual, los contenciosos mundiales más importantes: "Mucho ha mejorado [la relación tras Helsinki], esto es solo el comienzo".

El "destino del mundo" 

En esta misma línea se ha expresado el presidente del comité de la Duma (Cámara baja) para la política informativa, Alekséi Pushkov. A través de su cuenta de Twitter y en tono eufórico, este político ha celebrado que el presidente de su país participe en las discusiones mundiales al más alto nivel. "La atención del mundo entero está centrada en Helsinki, y ha quedado meridianamente claro para todo el mundo: el destino del mundo se decide entre EEUU y Rusia, los líderes de los dos principales poderes de nuestro planeta", ha valorado.  

El ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, tampoco ha querido ocultar su agrado por el modo en que se ha desarrollado la cumbre, a pesar de que en ningún momento se han anunciado acuerdos en materia de desarme o en otros contenciosos, más allá de un vago compromiso de cooperar para hacer llegar la ayuda humanitaria a las zonas afectadas por la guerra de Siria. "Ha sido magnífico; mejor que súper", ha analizado. 

En el rotativo progubernamental Izvestia, el columnista Eduard Lozanskii ha destacado la química que existe entre ambos mandatarios, aunque es cauto y se declara solo "moderadamente optimista", dada la falta de apoyos políticos en Washington a la valoración amable  que hace el presidente norteamericano sobre su homólogo ruso. "Trump y Putin confirmaron sus simpatías mutuas y entre ambos había una muy buena atmósfera", ha destacado. Lozanskii ha reconocido a su vez que "muy pocos colaboradores" del magnate neoyoquino comparten esta visión positiva acerca del líder del Kremlin.

0 Comentarios
cargando