Ir a contenido

Retrasos, protestas y palacios imperiales de los Romanov

Putin llegó tarde a su cita con Trump, que se celebró en la antigua residencia de los zares cuando Finlandia formaba parte del Imperio ruso

Marc Marginedas

Trump y Putin se saludan en Helsinki.

Trump y Putin se saludan en Helsinki. / AP / Pablo Martinez Monsivais

Era un vuelo de tan solo hora y media de duración desde Moscú, pero el Ilyushin-96 de la compañía Rossiya se posó en el aeropuerto Vantaa a las 12.58 del mediodía (una hora menos en España) es decir dos minutos antes de la hora programada para comenzar el encuentro en el Palacio Presidencial, sito en el centro de Helsinki. Nada más aterrizar Vladímir Putin en Finlandia, ya quedaba meridianamente claro que el líder del Kremlin, una vez más, llegaba tarde a una cita, tal y como han atestiguado reiteradamente los cronistas rusos que forman el 'pool' de reporteros que le siguen.   

El retraso, finalmente, fue de 35 minutos, el tiempo que necesitaron la veintena de vehículos y furgonetas que formaban el impresionante cortejo presidencial ruso en recorrer los 15 kilómetros que separan el aerodromo del centro capitalino. El presidente de EEUU, Donald Trump, llevaba ya varias horas en el país escandinavo, y según aventuró la CNN, prefirió asegurarse que su interlocutor ruso llegaba en primer lugar a la sede de la cumbre antes de abandonar su hotel, un extremo que la Casa Blanca no confirmó. A fin de cuentas, se trataba de una jornada en la que los gestos y el lenguaje corporal recibirían tanta atención mediática como las palabras pronunciadas.

En la antigua residencia de los zares en Finlandia 

El escenario escogido para el encuentro también dió pie a comentarios. Se trata del Palacio Presidencial de Helsinki, una  sobria construcción neoclásica de tono amarillo pastel, levantada a mediados del siglo XIX y obra del arquitecto alemán Carl Ludvig Engel. Su particularidad radica en que precisamente sirvió de residencia oficial de los zares en los años en que Finlandia formó parte del Imperio ruso como un gran ducado autónomo, entre 1809 y 1917.   

Durante este periodo, el emperador ruso era a la vez el gran duque de Finlandia,  y la monarquía respetaba el autogobierno finlandés, aunque a la vez impulsaba la rusificación del país. La construcción del entonces Palacio Imperial de Helsinki acabó en 1845, y recibió nueve años más tarde, en 1854, la primera visita de un miembro de la familia Romanov, concretamente del gran duque Constantino, uno de los hijos del zar Nicolás I. Fue visitado con frecuencia por Alejandro II, uno de los monarcas más liberales de Rusia, durante su reinado entre 1855 y 1881, e incluso llegó a contar en esta época con una Sala del Trono donde el emperador ruso celebraba audiencias.

Este lunes, en la capital de Finlandia, todo un presidente de Rusia que no hace ascos al apodo de 'zar' y que ha recuperado para su país numerosos símbolos imperiales de los Romanov tras las ocho décadas de paréntesis soviético, se ha visto las caras con su homólogo estadounidense en un lugar que, cuando menos, le podía resultar  'familiar' y que un siglo antes era parte integral su país.

De nuevo, el lenguaje corporal

En lo que se refiere al lenguaje corporal que irradiaron ambos, se repitió lo sucedido durante la entrevista que celebraron ambos en un aparte de cumbre del G-20 en Hamburgo, hace exactamente un año. En el posado ante los fotógrafos antes del encuentro cara a cara, el neoyorkino ocupaba también el borde de su asiento, moviendo nerviosamente las manos y dando una cierta apariencia de inquietud. Putin, en cambio, aparecía recostado sobre su sillón, dedicando de vez en cuando miradas tranquilas a su interlocutor. Semejante comportamiento no pasó desapercibido entonces a numerosos comentaristas, que destacaron que el norteamericano daba la impresión de "estar necesitado".

Finlandia ya no está en la órbita ruso/soviética y se siente orgullosa de su estatus de neutralidad. También es uno de los estados más comprometidos con la libertad de la prensa, según reconoce Reporteros sin Fronteras, organización que le otorga la cuarta posición en la lista del países del mundo más respetuosos con los medios de comunicación. Recordando los ataques que tanto el norteamericano como el ruso han lanzado contra la prensa de sus países respectivos, el diario 'Helsingin Sanomat', el principal rotativo finlandés, sembró de carteles-protesta en el recorrido desde el aeropuerto a la ciudad. 

"Trump llama a los medios de comunicación el enemigo del pueblo", rezaba en inglés uno de los pasquines. "Putin ha cerrado la mas grande agencia de inormación", se leía en otro escrito en ruso. Con este acto, "queremos recordar (a ambos mandatarios) la importancia de la libertad de prensa, los medios de comunicación no deben ser el prerro faldero de ningún presidente o ningún jefe", ha declarado Kaius Niemi, director de la publicación.

Las protestas contra ambos dirigentes superaron el ámbito de la prensa  y llegaron a la ciudadanía. Alrededor de 4.000 personas se concentraron ante la catedral de Helsinki el pasado domingo, convocados por varias oenegés dederechos humanos, para reclamar entre otras cosas, la libertad de "los presos políticos" en Rusia y el fin de políticas que cercenan los derechos de las minorías sexuales en ambos países.           

    

0 Comentarios
cargando