Ir a contenido

Tensión en oriente próximo

El miedo a la guerra vuelve a Gaza

Israel y Hamás pactan una tregua tras los ataques israelíes más fuertes desde la ofensiva del 2014 en la franja

Ana Alba

Funeral por Amir al Nimrar en Gaza.

Funeral por Amir al Nimrar en Gaza. / EFE / HAITHAM IMAD

Una larga procesión sostenía esta mañana los cadáveres de Amir al Nimra, de 15 años, y Louai Kahil, de 16. Rostros apesadumbrados los acompañaban en su último viaje por las calles de Gaza ciudad, desde el Hospital Al Shifa hasta sus casas, antes de darles sepultura.
Amir y Louai estaban ayer sábado en la plaza de Al Katiba, donde hay una zona verde por la que los gazatís pasean, varios edificios ministeriales y dos universidades, cuando un avión F-16 israelí bombardeó un edificio muy cercano y los mató.

El Ejército hebreo atacó ayer decenas de objetivos en Gaza en los mayores ataques que ha llevado a cabo desde la ofensiva del 2014 en la franja. Además de matar a dos menores, hirió a otras 15 personas. Desde el viernes por la noche, Israel bombardeó “objetivos del (movimiento palestino islamista) Hamás” en el pequeño territorio palestino, según un portavoz militar israelí.

Los bombardeos se produjeron después de que milicianos palestinos dispararan decenas de misiles contra Israel. En menos de dos días, el Ejército contabilizó 200 cohetes lanzados desde Gaza que hirieron a tres personas de forma moderada. Algunos fueron interceptados por el sistema de defensa antiaérea Cúpula de Hierro.

Anoche, Hamás y la Yihad Islámica anunciaron un alto el fuego con Israel, aunque hoy se han producido infracciones intermitentes de la tregua.

Cometas incendiarias

El primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, ha asegurado hoy que Israel no aceptará un pacto con las facciones palestinas en Gaza si no incluye el fin del lanzamiento de cometas y globos incendiarios desde Gaza sobre comunidades israelís.

Estos actos, que han quemado cosechas israelís, se repiten desde el inicio de la Gran Marcha del Retorno el pasado 30 de marzo. En estas protestas, el Ejército israelí ha matado a 139 palestinos y ha herido a miles.

La tensión de los últimos días ha hecho temer que estallara una nueva ofensiva israelí a gran escala. “Ayer pensé que habría otra guerra”, dice a este diario Nur, psicóloga de 30 años, en la terraza del Hotel Al Deira, donde decenas de personas se han concentrado para ver la final del Mundial entre Francia y Croacia.

“Intentamos seguir con nuestra vida normal, así que no queríamos perdernos el partido”, indica Nur, ataviada con la bandera francesa,
“Desgraciadamente, estamos acostumbrados a la guerra”, comenta su amiga Maha, psiquiatra de 27 años. Las dos explican que en Gaza, los bombardeos esporádicos y el miedo son continuos. “Los niños que trato tienen estrés postraumático permanente”, señala Nur.

0 Comentarios
cargando