Ir a contenido

TENSA VISITA EN LONDRES

Trump humilla a May por el 'brexit'

El presidente de EEUU agrega que Boris Johson "sería un gran primer ministro porque tiene lo que hay que tener"

Begoña Arce

Guardia de honor para Isable II y Donald Trump en el castillo de Windsor.

Guardia de honor para Isable II y Donald Trump en el castillo de Windsor. / AP / Pablo Martinez Monsivais

Tomando el té con la reina Isabel II antes de volar a Escocia para jugar al golf, Donald Trump concluyó ayer su visita oficial de dos días al Reino Unido dejando tras de sí una tormenta diplomática. El presidente estadounidense o atacó de frente el plan de brexit de Theresa May y cuestionó su maltrecho liderazgo. En una entrevista concedida al diario 'The Sun', advirtió a la primera ministra que peligra  un acuerdo comercial con Estados Unidos, si mantiene su plan actual para el ‘brexit’.

"Si aprueban un acuerdo como ese, estaríamos tratando con la Unión Europea en lugar de con el Reino Unido, y eso puede matar probablemente el acuerdo", afirmó Trump. El dirigente se permitió reprochar a May el no haber escuchado sus consejos sobre la negociación del ‘brexit’. "Yo lo hubiera hecho de manera diferente. De hecho, le dije a Theresa May cómo tenía que hacerlo, pero no me ha escuchado. Ha querido ir por otro camino. Ha tomado el sentido opuesto y está mal".

Boris Johnson

Las declaraciones publicadas en el diario más leído del paísjusto cuando May ofrecía a su ilustre huésped y esposa una cena de gala en el Palacio de Blenheim, con alfombra roja y banda de música incluidas, pilló por sorpresa a la anfitriona. El presidente de Estados Unidos irrumpía en el delicado debate interno que divide al Gobierno británico y al Partido Conservador. Lo hacía además desautorizándola y dando argumentos a los oponentes de May, partidarios de una la ruptura total con la Unión Europea.

Trump no sólo atacó el plan del ‘brexit presentado oficialmente el jueves.  Además de eso humilló a May, poniendo en duda su capacidad de liderazgo. Al mismo tiempo ensalzó al principal opositor de la primera ministra, Boris Johnson, el cabecilla de los que buscan dejar la mesa de negociaciones con Bruselas. El que fuera el peor de los ministros de Asuntos Exteriores que ha tenido el Reino Unido dimitió el lunes en desacuerdo con la estrategia de May, algo que Trump lamenta. "Es un tipo con mucho talento. Fue muy triste verle marcharse del Gobierno". "Sería un excelente primer ministro, porque - añadió- “creo que tiene lo que hay que tener".

Sugerencia brutal

Horas después de la publicación, May y Trump celebraron una reunión bilateral en la residencia de campo de Chequers. El tema principal en la agenda era precisamente el comercio con Estados Unidos. La conferencia de prensa posterior fue un intento de reparar la brecha diplomática y la relación "especial" entre ambos países, después del daño causado por la entrevista.  Trump jugó a los equívocos y acusó a The Sun de "fake  news", de falsear sus declaraciones, por no haber incluido los comentarios  positivos que había hecho de May. 

El audio de la entrevista  era una prueba irrefutable de sus opiniones y el diario se ratificó en lo publicado. Trump se deshizo en elogios hacia May. "Es increíble", "inteligente", "dura negociadora", "mejor tenerla de amiga que de enemiga”. La relación con el Reino Unido es "especial al máximo nivel".  

Al hablar de la negociación del 'brexi't reconoció que había hecho "una sugerencia" a May, "no un consejo", que ella quizás "encontró demasiado brutal" y no reveló. “Ella va hacer lo mejor. Lo único que le he pedido es que solucione el asunto de manera que podamos tener un acuerdo comercial, porque no tenemos un  acuerdo comercial justo, actualmente con la Unión Europea. Tratan a Estados Unidos de una forma horrible y eso va a cambiar.  Y si no cambia van a tener que pegar un precio muy alto. Ellos saben cuál es el precio".

El presidente estadounidense no dio marcha tras en ese punto y advirtió que espera que el acuerdo del ‘brexit’ no implique ninguna restricción, dando a entender de nuevo que puede haber problemas para lograr un pacto comercial después de la salida del Reino Unido  de la UE.  

 Munición para los euroescépticos

La grave y premeditada injerencia en los asuntos internos británicos del  presidente de Estados Unidos se produce en unos momentos de gran inestabilidad política en Londres. Trump torpedea el argumento central de la estrategia de la primera ministra, que el jueves presentó su plan en detalle. En el propone un compromiso, con el que el Reino Unido podría obtener buenos acuerdos comerciales con el resto del mundo, manteniendo al mismo tiempo una estrecha relación con las reglas de comercio de la Unión Europea.

El presidente estadounidense ha socavado ese pilar fundamental y ha dado munición a los parlamentarios amotinados, que buscan una ruptura total con Bruselas. Los euroescépticos se sienten más y más confiados en poder obligar a May a abandonar su Libro Blanco. Esos grupos estarían dispuestos a derrotar al Gobierno en dos piezas fundamentales de la legislación del ‘brexit’, votando la próxima semana con la oposición laborista en la Cámara de los Comunes.  Una guerra de guerrillas contra la primera ministra que Trump ha alentado con sus declaraciones.   

0 Comentarios
cargando