Ir a contenido

Enfrentamiento político

El presidente Mattarella revoca la orden de Salvini y autoriza el desembarco de un barco con inmigrantes

El buque, con 67 refugiados, llevaba varios días en el puerto de Trapani sin autorización para dejar bajar a los pasajeros

El Periódico

Los inmigrantes en el barco guardacostas italiano Diciotti celebran la intervención del Presidente Mattarella que autorizó el desembarque

Los inmigrantes en el barco guardacostas italiano Diciotti celebran la intervención del Presidente Mattarella que autorizó el desembarque / EFE / IGOR PETYX

Después de un bloqueo de cuatro días, el presidente italiano, Sergio Mattarella, ha intervenido en contra del ministro del Interior, Matteo Salvini, y ha ordenado el desembarco de una nave de la Guardia Costera italiana con 67 refugiados a bordo que estaba parada desde hace días en el puerto de Trapani, Sicilia. El presidente, que tiene un papel representativo y raramente se mete en las cuestiones políticas, ha revocado la orden del ministro ultraderechista que no permitía a los inmigrantes de salir de la nave Diciotti, a la que se había dejado atracar en el puerto siciliano después de unos días en el mar. 

Los inmigrantes, en principio, habían sido rescatados por un barco mercantil holandés, Vos Thalassa, que les había encontrado en el mar mientras vigilaba una plataforma petrolera frente a las costas libias. Después de unas tensiones a bordo, probablemente provocadas por el miedo de ser traído de vuelta a Libia, el barco Vos Thalassa pidió ayuda a la Marina italiana, para que cogiera a los refugiados y solucionara la situación. 

Investigación en marcha

Salvini aprovechó entonces para clasificar de "alborotadores" todos los inmigrantes rescatados, y les negó el muelle en los puertos italianos. El ministro justificó la prohibición a un barco militar italiano en los puertos de su propio país afirmando que había una investigación en marcha sobre los supuestos disturbios a bordo. Cuando tuvo que dar luz verde para que la nave regresara al puerto de Trampani, negó el desembarque de sus pasajeros hasta la conclusión de las investigaciones. 

Sin embargo el portavoz de la empresa holandesa, Cristiano Vattuone, negó que hubiera una rebelión o un secuestro del barco por los inmigrantes, como decía Salvini, y dijo que se pidió ayuda a la Marina simplemente para solucionar más rápidamente la situación. De hecho, los barcos mercantiles que muchas veces han operado en rescates, no por eso están dispuestos a perder días de trabajo o a quedar atrapados en las recientes dinámicas políticas. 

Desembarco inmediato

Al final tuvo que intervenir el presidente de la República, que el jueves por la tarde llamó al primer ministro, Giuseppe Conte, un académico independiente, y al ministro de Transporte, Danilo Toninelli, del partido anti-establishment M5S. El presidente comunicó su preocupación por las 67 personas a bordo, entre ellas seis menores y tres mujeres, y ordenó el desembarco inmediato. Conte informó por su parte a Salvini, que declaró recibir las informaciones con estupor y pesar. 

El desembarco empezó sobre las 23.15 del jueves. Siguen los controles especialmente por dos jóvenes, Ibrahim Bushara y Hamid Ibrahim, acusados de violencias a bordo en la noche del domingo. Se suponen que son los traficantes que estaban llevando los inmigrantes hacía Europa.

"Nave Diciotti, dos sospechosos, contrabandistas identificados, todos detenidos e interrogados. ¡La fiesta ha terminado!" (dice el tuit de Salvini)

Siguen mientras tanto las tensiones políticas entre Salvini y Mattarella, que después de las elecciones, en marzo, rechazó la petición del ahora ministro del Interior para convertirse en primer ministro, y se negó a defender el partido ultraconservador, la Liga, frente a un tribunal que ordenó el congelamiento de sus fondos por un caso de corrupción.

Temas: Italia