Ir a contenido

El pasado romano de Gran Bretaña sale a la luz por el calentamiento global

Las altas temperaturas han hecho emerger estructuras de edificaciones antiguas en jardines y bosques de Gales

La silueta de una granja romana en Caerwent, al sur de Gales.

La silueta de una granja romana en Caerwent, al sur de Gales. / RCAHMW

Lo anunciaba la BBC hace una semana. Gran Bretaña va a sudar este verano con la llegada de varias olas de calor. Más allá de la incomodidad que las altas temperaturas están generando a los británicos también están teniendo consecuencias positivas. 

La sequedad de la hierba está haciendo emerger siluetas y marcas de antiguas edificaciones, algunas desconocidas hasta ahora, de épocas antiguas que van desde los siglos II y IV en plena era romana, al bosquejo de un aeródromo de la Segunda Guerra Mundial. 

La calidad del suelo, la clave

En Tregaron, Ceredigion, el suelo ha desvelado el contorno de un castillo medieval del que nadie sabía nada y vecinos de distintos puntos de Gales han visto cómo la hierba del patio de sus casas les mostraba las huellas de refugios antiaéreos o sombras de silos de la Edad de Bronce

La explicación de este fenómeno es que la calidad de la tierra hoy en día se ve afectada todavía por los drenajes y construcciones en épocas anteriores, de modo que mientras la humedad es alta no se aprecia, pero cuando hay una mayor sequedad, las partes de suelo en las que había construcciones y no recibían agua se secan antes y dejan al descubierto la estructura. 

0 Comentarios
cargando