Ir a contenido

AUTORITARISMO EN MOSCÚ

El culto a la personalidad de Putin se extiende por Rusia

Camisetas con la imagen del presidente estampada se venden por doquier mientras que canciones y placas conmemorativas en honor al líder del Kremlin aparecen en muchas ciudades

Los expertos creen que el fenómeno de idolatrar al líder ruso es incluso más intenso que en los últimos años de existencia de la URSS y tiene un profundo efecto en la sociedad

Marc Marginedas

La canción ¡Actúa Putin!, Crimea es nuestra. / YouTube

"¡Presidente, presidente! / todos se apresuran para verte / llega el momento de un giro en el destino / para que Crimea no se ahoge en el caos y el mal / y seas para nosotros el garante de la paz en la tierra / Actúa Putin, presidente ruso / Tu serás un héroe de película

Subida a un enorme escenario, vestida de amarillo y acompañada por un acordeonista adulto, una chica que en ningún caso supera los 14 años glorifica, más que canta, al líder del Kremlin en un festival popular. El vídeo fue difundido por YouTube en el 2014, meses después de la anexión de Crimea, bajo el título '¡Actúa, presidente! Crimea es nuestro'.

Cuatro años más tarde, en una tienda de souvenirs de Arbat, la principal avenida peatonal de Moscú, Oleg vende unas camisetas con la imagen estampada del presidente ruso, luciendo unas imponentes gafas de sol y montando un oso como si fuera un vaquero. "Estas camisetas se pusieron muy de moda (entre los rusos) hace un par de años; ahora que todos tienen una, las compran turistas sobre todo", explica, sin sonrojos. "¿Por qué me iba a avergonzar? Tenemos un presidente fuerte", continúa.

Como en los regímenes totalitarios

Ambos ejemplos visibilizan un fenómeno que, según los expertos, arrancó en Rusia al poco de llegar Vladímir Putin al poder y que ha atravesado diferentes fases, de acuerdo con los intereses políticos del momento en el Kremlin: la idolatración de la fígura del líder ruso ante la opinión pública, similar a lo que sucede en regímenes de marcado sesgo totalitario, con efectos perturbadores en la ciudadanía. 

Oleg Panfílov es un periodista especializado en temas de libertad de prensa y fundó en los años 90 el Centro de Periodismo en Situaciones Extremas, destinado a promocionar el periodismo independiente en el espacio exsoviético. En el 2009, abandonó el país, vetado en los principales medios de comunicación, y se instaló en Georgia, desde donde habla por teléfono con EL PERIÓDICO.

Doctrina para la Seguridad Informativa

"Todo comenzó en el 2000, nada más llegar al Kremlin, con la aprobación de la 'Doctrina para la Seguridad Informativa', que de hecho reinstituía la censura en Rusia", relata Panfílov. Programas, diarios y televisiones que ofrecían una imagen humanizada o no adecuada del nuevo huésped del Kremlin eran objeto de presión desde el Gobierno, la justicia o incluso instituciones de enseñanza. Un ejemplo de ello fue lo que sucedió con la emisión 'Kukly', semejante a las 'Marionetas del Guiñol' en España y hoy ausente de la parrilla televisiva, que transmitía un perfil cómico del presidente ruso, como un zar-bebé, más que como el dios que se disponía a gobernar la nueva Rusia. Profesores de la Universidad de Leningrado escribieron una carta pública en la que censuraban el espacio, iniciando una campaña de descrédito contra él. 

Una vez controlada la narrativa sobre la proyección pública del jefe del Estado, comenzó el proceso de idealización, diseñado por especialistas de la propaganda soviética -Alekséi Gromov, del ex-KGB; Vladislav Súrkov, un empresario próximo a Putin, entre otros- hasta hacerse casi obsesivo en el ámbito público actual. Se trataba de ofrecer una imagen virilizada del líder, capaz de controlar al país y de devolverle el estatus perdido: Putin a bordo de un submarino, pilotando un avión, mostrando el torso mientras monta a caballo... Dos publicaciones en lengua alemana, 'Der Bund' y 'Tagesanzeiger', han demostrado que muchas de esas fotografías embellecidas de Putin muestran poses que equivalen a las que en su día se hizo el dictador italiano Benito Mussolini

Disimular la baja estatura

Para disimular la baja estatura del presidente los comunicadores oficiales le mostraban como un gigante. Y para "dar una ideología a un régimen que carece de ella, se nos presenta a Putin acudiendo a la iglesia como un creyente, aunque dudo mucho que lo sea", destaca Panfílov. El culto a la personalidad en la Rusia actual es "mucho más intenso" que en los últimos años de la URSS, con Chernenko o Gorbachov en el poder, se alarma el periodista. 

Los efectos de esta técnica en la ciudadanía son potentes y explican, entre otras cosas, el elevado índice de popularidad de Putin. "Cuando conviertes al presidente en un dios, nadie se atreve a elevar una crítica contra él porque se convierte en un ser asocial; además, ello azuza la preocupación entre los rusos por su futuro; se preguntan que será de ellos cuando el dios falte", resume el experto.