Ir a contenido

GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Turquía repuebla con refugiados el norte de Siria

Miles de personas durante los últimos meses han llegado a las zonas sirias controladas por Turquía huyendo de las conquistas de Asad

Adrià Rocha Cutiller

Un soldado ordena el tráfico en en el centro de la ciudad siria de Afrín.

Un soldado ordena el tráfico en en el centro de la ciudad siria de Afrín.

Abdul dice que conoce unas 200 personas que, como él, han venido de Alepo a Afrín en los últimos tres meses. Echa las cuentas rápido con los dedos, contando familiares cercanos y lejanos, amigos y otros que no lo son tanto, vecinos y colegas. «Conozco unos 200, pero eso son solo los que conozco yo personalmente—dice Abdul—; somos muchísimos más».

Los que Abdul no conoce no son cientos sino decenas de miles. Han venido de casi toda Siria y son, mayoritariamente —como Abdul— árabes suníesBashar el Asad, en los últimos meses, ha ido conquistando territorio opositor. Damasco ha puesto los soldados y las milicias; y Rusia, los bombardeos y negociaciones: Moscú ha ido pactando con grupos rebeldes las evacuaciones de guerrilleros y sus familias. Los que lo han querido han sido enviados al norte de Siria, a las zonas controladas por Turquía. Así han caído Guta y Yarmuk —en la provincia de Damasco—, el sur de Homs y el sur de Hama. La siguiente es Daraa.

«Aquí estamos muy contentos porque tenemos seguridad gracias al Ejército Libre Sirio (ELS) y a los turcos», dice feliz Abdul. En enero, Turquía empezó una operación militar contra las milicias kurdosirias, que, con el apoyo estadounidense, controlan el 30% de Siria: todo el noreste. Estas milicias, las YPG, están vinculadas con la guerrilla del PKK. Turquía, la UE y los EEUU la consideran terrorista.

En marzo, tras tres meses de combates, el ELS y los turcos capturaron toda la provincia de Afrín. Su capital es una ciudad de edificios de piedra blanca rodeados de campos de olivo cuyo fin, pasado el valle, parece no existir. Al lado de casas con agujeros de bala y metralla hay otras en construcción. Es mediodía y el sol es inclemente hasta con las sombras.

La ciudad, salvo en la calle principal, se ve vacía. «Tenemos mucho miedo. Dan mucho miedo. No queremos hablar: nuestro problema es ese», dice una mujer autóctona Afrín, y señala a un soldado del ELS, que controla el tráfico, armado con su kaláshnikov de rigor. Todos llevan uno montado al hombro y sus miembros, ahora, se han instalado en la ciudad; la controlan y la rigen. Son sus amos.

Cambios demográficos

La región de Afrín, antes de la guerra, tenía 170.000 habitantes —el 80%, kurdos— y ahora está claro que ya no. Durante la operación militar turca, según la ONU137.000 personas huyeron de sus casas. Algunos pocos, acabados los combates, han vuelto, pero quien está repoblando la zona son árabes suníes que huyen de Asad y buscan la protección de los milicianos rebeldes y de Turquía. La demografía de la región ha cambiado.

«La gente que llega a Afrín es enviada a campos. Ninguno es colocado en la ciudad. Los pisos vacíos están para la gente que marchó», dice Orhan Aktürk, turco y asesor del alcalde de Afrín, pero, se nota, quien maneja aquí los hilos.

Human Rights Watch asegura lo contrario. La organización dice que muchos soldados del Ejército Libre Sirio se han afincado con sus familias en casas vacías, propiedad de kurdos que se escaparon hace unos meses. «El pillaje y requisar propiedad privada por un uso personal está prohibido y puede constituir un crimen de guerra», avisa HRW en un informe.

En el camino a Afrín —y dentro de la ciudad—, decenas de edificios que parecen vacíos tienen pintadas en las fachadas con nombres de personas. Otras, tienen escrito «Ejército Libre Sirio». Los porches de un par de ellas están cubiertos por toldos con las iniciales de ACNUR. Esta organización no está en Afrín pero sí en otras regiones de Siria: sus inquilinos son refugiados.

De vuelta a Siria

Antes de la guerra, Siria tenía 22 millones de habitantes y ahora más de la mitad ya no vive en sus casas. Seis millones son desplazados internos; otros seis están fuera del país. Tres y medio viven en Turquía: Erdogan, que acaba de ganar las elecciones, ha prometido que los mandará a todos de vuelta.

Según Ankara, más de 160.000 ya han abandonado Turquía; y han ido a las zonas que el país controla en Siria: Afrín, Jarabulus y Azaz. Adnan, un chico nacido en Homs, es uno de ellos. «Hace dos años fuimos a vivir a Bursa [una ciudad cerca de Estambul] con mis padres. Pero siempre habíamos querido volver a nuestro país. Estoy muy contento de estar aquí», dice este joven de 18 años con un turco casi imposible: «La situación no es fácil, pero para nosotros es el sitio más seguro de toda Siria. Además, aquí puedo hablar mi lengua y sentirme libre. Gracias al ELS y Turquía me siento seguro. Espero que los turcos no se vayan nunca».

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.