Ir a contenido

RELACIONES ENTRE EEUU Y RUSIA

Putin y Trump se reunirán en Helsinki el 16 de julio

Se trata de la primera cumbre bilateral de los líderes de las dos grandes potencias nucleares, y se celebra en pleno deterioro de las relaciones entre Moscú y Occidente

La cita puede suscitar suspicacias entre los aliados europeos de EEUU, que ven con inquietud la actitud "excesivamente amistosa" del norteamericano con su homólogo ruso

Marc Marginedas

Donald Trump y Vladimir Putin durante un encuentro en Vietnam, en noviembre del 2017.

Donald Trump y Vladimir Putin durante un encuentro en Vietnam, en noviembre del 2017. / JORGE SILVA (REUTERS)

Ya hay fecha y lugar para la primera cumbre bilateral entre los presidentes de las dos grandes superpotencias nucleares. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, se reunirán en Helsinki, capital de Finlandia, el próximo 16 de julio, según se ha anunciado este jueves simultáneamente en Moscú Washington. El encuentro tendrá como trasfondo político un enorme deterioro en las relaciones entre Occidente y el Kremlin, sin precedentes desde el final de la guerra fría del siglo pasado, debido, por un lado, a las acusaciones de injerencia en procesos electorales tanto en Europa como en EEUU, y por otro, a la participación de Rusia en las guerras de Siria y Ucrania.

El clima político en Washington ha impedido hasta ahora la celebración de dicha cumbre bilateral, pese a que Trump lleva casi un año y medio como inquilino de la Casa Blanca. Lo desaconsejaba una investigación comandada por el fiscal especial Robert Mueller jr, que intenta determinar si hubo connivencia entre el entorno de Trump con ciudadanos rusos que pretendían interferir en las elecciones presidenciales norteamericanas del 2016. 

Posibles suspicacias

La reunión puede suscitar suspicacias entre los principales aliados occidentales de EEUU. Gran Bretaña ha acusado a Rusia de estar detrás de la reciente tentativa de envenenamiento del exagente ruso Yuri Skripal en suelo británico con una sustancia química de uso militar, y presiona para aislar diplomáticamente a Moscú. Además, no pocos líderes occidentales ven con sospecha lo que consideran una actitud excesivamente amistosa de Trump con Putin, hacia quien demuestra sentir una afinidad personal. En la última cumbre del G-7 en Canadá, el presidente norteamericano defendió la readmisión de Rusia en este foro, del que fue expulsada a raíz de la anexión de Crimea, y durante la campaña electoral presidencial alabó reiteradamente al líder del Kremlin, sin importarle las acusaciones de autoritarismo.                

John Bolton, asesor para la seguridad nacional del presidente norteamericano, ha cerrado en Moscú durante esta última semana los últimos flecos del encuentro, y ha defendido la necesidad de que se celebre cumbre. "No es nada inusual que el presidente Trump y el presidente Putin se reúnan", ha declarado el alto funcionario. La agenda de los temas a tratar está pendiente de ser ultimada, aunque según Bolton, una parte importante de las conversaciones versarán sobre desarme nuclear. Dadas las grandes diferencias que separar a ambos países, no se esperan grandes acuerdos.  "El mismo hecho de que la cumbre se celebre ya es un acontecimiento", ha puntualizado     

0 Comentarios
cargando