Ir a contenido

DISCURSO PREVIO A LA CUMBRE COMUNITARIA

Merkel asume que no habrá un acuerdo europeo sobre migración

En un mensaje al parlamento la cancillera alemana advierte que la migración es un factor decisivo sobre el futuro de la UE y sigue defendiendo su política de acogida del 2015

Carles Planas Bou

La cancillera alemana, Angela Merkel. 

La cancillera alemana, Angela Merkel.  / JOHN MACDOUGALL (AFP)

"Europa se enfrenta a muchos desafíos, pero la migración podría convertirse en el factor decisivo para la Unión Europea”. Concisa y sin ambages, la cancillera alemana Angela Merkel ha comparecido frente al Bundestag, el parlamento federal, para recordar la trascendencia de la cumbre europea de este jueves y viernes. Sin embargo, a pesar de ir de verde, la cancillera no parece tener esperanzas de que pueda regresar de Bruselas con un acuerdo unánime bajo el brazo. “No podremos cerrar el pacto sobre el sistema de asilo común europeo”, ha aceptado.

La líder democristiana necesita un pacto de restricción migratoria para satisfacer a su ministro del Interior, el bávaro Horst Seehofer, que la amenazó con contradecirla y cerrar unilateralmente las fronteras del país si eso no se produce, una decisión que abriría la puerta al hundimiento del gobierno. “A Alemania solo le va bien si a Europa también le va bien”, ha enfatizado Merkel, que mantiene su apuesta por el multilateralismo.

Esa predisposición por el diálogo y el consenso con las otras naciones de Europa, ha advertido, es clave para poder encontrar una solución a la crisis política que vive el continente intentando frenar las llegadas de migrantes. "O lo administramos por los valores que otros en África creen que nos guían o nadie creerá más en el sistema de valores que nos ha hecho fuertes", ha aseverado. Un dardo a los sectores más conservadores de su partido que, como Austria o Hungría, optan por medidas nacionales.

En un discurso apasionado frente a las críticas e interrupciones de la formación ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), Merkel ha seguido defendiendo la decisión tomada en 2015, cuando aceptó acoger a los refugiados que trataban de huir de Hungría como señal de apoyo a una Austria que, temía, podía verse desbordada.

PACTOS BILATERALES A LA TURCA

En Europa las discrepancias son demasiado grandes para pulirlas en una sola cumbre. Frente al quimérico reto de conseguir que los 28 se pongan de acuerdo en un plan de restricción migratoria, Alemania espera avanzar pactos bilaterales con algunos de sus socios como la Grecia de Alexis Tsipras, que ya se ha mostrado dispuesto para acoger a los migrantes que Berlín expulse. Otros como los Países Bajos preparan una propuesta para reformar la Convención de Dublín, aceptar su cuota de refugiados y acelerar las deportaciones.

Así, se esperan más acuerdos bilaterales con países africanos a imagen y semejanza del sellado con Turquía, país al que agradecido sus esfuerzo por acoger hasta tres millones de refugiados sirios que la UE no quería en su territorio. Más de dos años después de su aplicación, el pacto entre Bruselas y Ankara ha conseguido reducir hasta un 97% (según cifras europeas) el número de llegadas a través del Egeo, rebajando así la presión sobre Grecia. Aunque el gobierno de Merkel lo ve como un “éxito” diversas oenegés lo han denunciado. Turquía aún espera el pago de 3.000 millones de euros para ese bloqueo.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.