Ir a contenido

Macron acusa al barco de la oenegé 'Lifeline' de hacerle el juego a los traficantes

El presidente francés intenta rebajar la tensión con Roma acercándose a las tesis de Salvini sobre la complicidad de las organizaciones humanitarias

Eva Cantón

El presidente francés Emmanuele Macron.

El presidente francés Emmanuele Macron. / REUTERS / STHEPHANE MAHE

La crisis del 'Aquarius' abrió una brecha en las relaciones franco-italianas, pero la del buque 'Lifeline' podría acercar las posturas entre París y Roma después de las estridencias de las últimas semanas sobre la cuestión migratoria. Al menos en lo que se refiere al papel de las oenegés que operan en el Mediterráneo salvando la vida de miles de migrantes, Emmanuel Macron se ha acercado a Matteo Salvini.

El líder de la ultraderechista y xenófoba Liga las considera cómplices de las mafias que embarcan a las personas rumbo a Europa y el presidente francés ha criticado abiertamente a la oenegé alemana 'Lifeline' de hacerle el juego a los traficantes y de contravenir todas las reglas de los guardacostas libios.

“Esta situación no se puede aceptar de manera duradera, por una razón humanitaria se quiere decir que no hay ya ningún control. Al final se le hace el juego a los traficantes al reducirles el coste del pasaje. Es de un cinismo terrible”, dijo Macron este martes en la Embajada de Francia en Roma tras su audiencia con el papa Francisco.

Aunque por razones de protocolo no figuraba en su programa oficial, Macron aprovechó su viaje a Roma para entrevistarse con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte,  el líder europeo al que más ha visto en los últimos quince días.

Conte estuvo en París el pasado 15 de junio, en pleno estallido del conflicto bilateral a cuenta del 'Aquarius', coincidió con Macron en la mini cumbre de Bruselas sobre inmigración, celebrada este domingo, y ambos volverán a cruzarse en el Consejo Europeo que arranca este jueves.

Reparto europeo

El encuentro de Roma se celebró a petición del primer ministro italiano, fue largo y parece que sirvió para desatascar la situación del 'Lifeline', que finalmente podrá atracar este miércoles en La Valeta (Malta) con las 233 personas que están a bordo.

Macron y Conte hablaron por teléfono con la cancillera alemana, Angela Merkel, y con el primer ministro maltés, Joseph Muscat. La solución a la que se ha llegado, anunciada por el propio Muscat, es que Malta y otros siete países europeos –Francia, Italia, Bélgica, Luxemburgo, Holanda, Irlanda y Portugal- se comprometen a repartirse los migrantes rescatados por la oenegé alemana.

'Lifeline', por su parte, ha reaccionado indignada a las palabras de Macron. “Hemos respetado totalmente el derecho internacional. La única regla que hemos contravenido es la de llevar a esta gente a Libia, donde se arriesgan a la tortura, la violación y la cárcel”, ha dicho Axel Steier, portavoz de la tripulación, en la emisora Europe 1.

“¿Quién le hace el juego a las mafias? Los traficantes estarán siempre ahí mientras no haya medio legal para que los refugiados lleguen a un lugar seguro”, ha añadido.

0 Comentarios
cargando