Ir a contenido

Detenidos diez miembros de un grupúsculo de extrema derecha que planeaba atentar contra musulmanes

Los representantes de la comunidad musulmana muestran su preocupación por el ambiente de islamofobia tras la serie de atentados yihadistas en Francia

Eva Cantón

Agentes franceses arrestan a un sospechoso en una redada en Saint-Denis, en el norte de París, el 18 de noviembre del 2015, tras los ataques yihadistas de la semana anterior.

Agentes franceses arrestan a un sospechoso en una redada en Saint-Denis, en el norte de París, el 18 de noviembre del 2015, tras los ataques yihadistas de la semana anterior. / AP / FRANÇOIS MORI

Los servicios antiterroristas franceses han detenido este fin de semana a diez hombres pertenecientes a un grupúsculo de extrema derecha denominado ‘Acción de las Fuerzas Operativas’ (AFO) que tenían la intención de atentar contra imanes radicales, islamistas excarcelados tras cumplir condena o mujeres portando el velo islámico. Su objetivo era vengarse de los atentados yihadistas cometidos en Francia en los últimos años, aunque todo indica que su capacidad de actuación es bastante limitada.

Las redadas se han desarrollado en Córcega, en la región parisina y en el oeste de Francia. Entre los arrestados figura el supuesto cabecilla de la organización, un policía retirado de 65 años. Durante los registros se han encontrado fusiles, pistolas y granadas de fabricación casera.

Aunque desde los sangrientos atentados del 2015 el grueso de la acción policial se focaliza en el movimiento islamista radical, los servicios secretos franceses no ocultan el riesgo de un conflicto entre la ultraderecha y el mundo musulmán. De hecho, en el 2016 el ex director de la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI), Patrick Calvar, había mencionado esta amenaza.

Enfrentamiento

“La ultraderecha no espera más que el enfrentamiento con el islamismo radical. Este enfrentamiento se producirá. Uno o dos atentados más y ocurrirá. Nos corresponde por tanto bloquear a todos estos grupos que quieren desencadenar un enfrentamiento entre comunidades”, dijo en su momento.

El ministro del Interior, Gérard Collomb, se ha reunido este lunes con representantes del Consejo francés del Culto Musulmán (CFCM), que han mostrado su preocupación por la seguridad de seis millones de fieles y por la de las 2.500 mezquitas del país. El número de actos contra los musulmanes ha descendido en 2017 pero aún así los responsables religiosos lamentan el nivel de islamofobia que impregna el debate público.

La presidenta de Reagrupación Nacional (el antiguo Frente Nacional), Marine Le Pen, ha advertido de que no se pueden establecer vínculos entre los detenidos y los militantes de su partido, por más que la islamofobia sea una seña de identidad de la formación ultra.

0 Comentarios
cargando