Ir a contenido

ORIENTE PRÓXIMO

Dimite el primer ministro jordano tras las protestas por las reformas económicas

El rey Abdulá acepta la salida de Mulki tras una huelga general y varios días de manifestaciones

El dirigente estaba implementando las medidas dictadas por el FMI

Ana Alba

Protestas contra el Gobierno jordano en Ammán.

Protestas contra el Gobierno jordano en Ammán. / ANDRE PAIN (EFE)

El primer ministro de Jordania, Hani al Mulki, ha dimitido este lunes tras las protestas más multitudinarias que ha vivido el país desde el 2011, según ha confirmado la casa real jordana en un comunicado difundido por la agencia oficial Petra.

Después de una huelga general y varios días de manifestaciones en contra de un polémico proyecto de ley impulsado por Mulki para aplicar una reforma tributaria, el rey de Jordania, Abdulá II, ha aceptado la dimisión del jefe del gobierno, a quien ha recibido este lunes en el palacio de Al Huseiniya.

Abdulá ha solicitado al actual ministro de Educación, Omar al Razaz, economista que trabajó para el Banco Mundial, que forme un nuevo ejecutivo, según fuentes del Gobierno jordano citadas por la agencia Reuters.

Mulki, diplomático y ministro anteriormente, ha encabezado durante dos años un gabinete impopular que ha intentado aplicar las reformas económicas dictadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para controlar la creciente deuda pública.

PARO GENERAL

La ley elaborada por el Gobierno de Mulki pretende mejorar la administración tributaria y aumentar el número de contribuyentes en un 6%, rebajando el umbral de ingresos exigido para pagar el impuesto sobre la renta, además de imponer tasas sobre las empresas de diferentes sectores.

Los sindicatos jordanos convocaron la semana pasada una huelga general en contra del proyecto de ley que fue secundada de forma mayoritaria y miles de ciudadanos se han manifestado en las calles de Amán, la capital jordana, y de otras localidades del país en las pasadas cuatro noches para pedir la dimisión de Mulki.

Los manifestantes también pedían que no se aplicara la nueva ley, que se mandó al Parlamento el mes pasado, ya que empeoraría el nivel de vida de los jordanos. Para impulsar la ley,  el gobierno de Mulki alegó que necesitaba más fondos para destinarlos a los servicios públicos y aseguró que la reforma del sistema de impuestos afectaría a los que más dinero ganaban.

GRAN NÚMERO DE REFUGIADOS

La economía jordana, que nunca ha sido fuerte, se ha debilitado en los últimos años y el paro ha aumentado, principalmente como resultado de los conflictos que sufren sus vecinos Siria e Irak, según diversos analistas. Jordania acoge a casi 700.000 refugiados sirios y es el segundo país con mayor número de refugiados del mundo en relación a su población.

Los sindicatos, que representan a trabajadores de los sectores público y privado, convocaron otro paro general para el próximo miércoles porque Mulki se negó a retirar el proyecto de ley el pasado fin de semana. Algunos representantes sindicales han expresado que quieren mantener la huelga, a pesar de la dimisión de Mulki.

El nuevo primer ministro, educado en Harvard y que ha ocupado varios puestos destacados en el sector público y privado, además de haber trabajado en el Banco Mundial (BM), goza de más popularidad que Mulki y es una figura respetada. Una de las posibilidades que contemplan algunos analistas es que no elimine la ley, pero aplace su aprobación o incluso revise y retoque su contenido. 

Los miedos entre la población empezaron el pasado enero cuando el Gobierno anunció que acabaría con los subsidios sobre el pan de pita y su precio subiría entre el 60% y el 100%, y que aumentaría un impuesto general sobre las ventas. Además, la cifra de paro creció por encima del 18%.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.