Ir a contenido

Polémica decisión

Juncker: "Es un mal día para el comercio mundial"

La Unión Europea anuncia medidas de represalia y acudirá a la OMC tras la decisión de Estados Unidos

Silvia Martinez

Jean-Claude Juncker.

Jean-Claude Juncker. / EFE / PATRICK SEEGER

La decisión de Donald Trump de empezar a aplicar aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio europeo desde este 1 de junio no ha sorprendido en Bruselas. La noticia era esperada pero no por ello ha sido bien recibida. Todo lo contrario, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha dejado claro que “es un mal día para el comercio mundial”  y ha avisado de que la decisión no deja otra opción a la Unión Europea que tomar represalias.

“Estados Unidos no nos deja más remedio que proceder al órgano de resolución de disputas de la Organización Mundial del Comercio y la imposición de derechos adicionales sobre una serie de importaciones procedentes de los Estados Unidos. Defenderemos los intereses de la Unión, en pleno cumplimiento de la ley de comercio internacional”, ha anunciado Juncker nada más conocer una decisión que considera "injustificada" y "proteccionismo puro y simple", pero sobre todo, que no resuelve además el problema de sobrecapacidad que existe en el sector del acero a nivel mundial y que también afecta a la UE. 

De nada han servicio las decenas de reuniones, las continuas conversaciones telefónicas y las presiones al más alto nivel político de los últimos meses. Tampoco la oferta de última hora que puso sobre la mesa la Comisión Europea ofreciendo negociar una rebaja de los aranceles a los coches estadounidenses y el acceso para el gas licuado de Estados Unidos a cambio de dejar de lado una "espada de Damocles" en forma de arancales al acero y alumunio. La tregua se ha terminado y si Washington quiere guerra comercial parece que la tendrá.

Una palanca

Según Bruselas, Washington ha intentado utilizar la amenaza de los aranceles y las restricciones comerciales como palanca para obtener concesiones de la UE y para que Bruselas se comprometiera a limitar sus exportaciones de forma voluntaria como ya han hecho otros países como Corea del sur. Una forma de negociar que rechazan con rotundidad. “Esta no es la forma en que hacemos negocios, y ciertamente no entre socios, amigos y aliados desde hace tanto tiempo”, ha avisado la comisaria Cecilia Malmström, responsable de negociar sobre política comercial en nombre de los 28.

Su próximo paso será responder de forma “proporcionada” y “de conformidad con las normas de la OMC” a la decisión de Estados Unidos. En primer lugar, denunciará la imposición de los aranceles ante el órgano de resolución de disputas de la OMC porque consideran que las medidas estadounidenses van en contra de las reglas internacionales acordadas. Y lo más relevante, devolverán el golpe imponiendo aranceles a una larga lista de productos estadounidenses

Bruselas tiene desde hace meses preparado un listado de 185 productos estadounidenses en él figuran productos tan simbólicos como la mantequilla de cacahuete, los pantalones Levi’s, el whisky bourbon o las motos Harley-Davidson. En total, la Comisión Europea calcula que las medidas estadlunidenses afectarán a exportaciones europeas por valor de 6.400 millones de euros. Según ha informado el Ejecutivo comunitario, este viernes pondrá en marcha todos los procedimientos legales para acudir a la OMC y se coordinarán con los Estados miembros para aplicar las contramedidas. 

0 Comentarios
cargando