Ir a contenido

Trump evita decir si confía en Rosenstein, encargado de supervisar trama rusa

EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, evitó hoy responder a los periodistas al ser preguntado si confía en el "número 2" del Departamento de Justicia, Rod Rosenstein, encargado de supervisar las investigaciones sobre la trama rusa.

Al ser cuestionado por un periodista durante su encuentro con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, el mandatario pidió que se pasara a la siguiente pregunta, evitando pronunciarse sobre sus constantes cuestionamientos sobre la independencia de la Justicia del país respecto a la investigación por la injerencia rusa en los comicios de 2016.

"¿Cuál es tu próxima pregunta, por favor? Disculpe, tengo aquí al presidente de Corea del Sur. Él no quiere escuchar estas preguntas, si no te importa", respondió le mandatario.

Sin embargo, la prensa le insistió sobre el asunto, después de que convocara este lunes una reunión con la plana mayor de la inteligencia estadounidense con el objetivo de presionar para abrir una investigación sobre si hubo o no abuso de vigilancia por parte del FBI o el Departamento de Justicia sobre su equipo de campaña.

Trump, quien lleva meses calificando la investigación sobre la injerencia rusa en los comicios como una "caza de brujas", logró que esas agencias se comprometieran a compartir información sobre el tema con el Congreso, sin embargo hoy calificó la reunión de este lunes como "rutinaria".

"Como saben, al Congreso le gustaría ver documentos abiertos. Mucha gente dice que tuvieron espías en mi campaña. Si tuvieran espías en mi campaña sería una desgracia para este país. Eso sería uno de los mayores insultos que nadie haya visto. Eso sería muy ilegal. Queremos asegurarnos de que no haya habido ninguno", agregó Trump.

Si hubiera un espía, "eso no tendría precedentes en la historia de nuestro país", agregó el multimillonario.

Según varios medios, el FBI tuvo un informante encargado de contactar con la campaña electoral de Trump en 2016, un profesor estadounidense que da clases en Gran Bretaña.

Pero, de acuerdo con esos informes, la fuente del FBI no se infiltró en la campaña de Trump, sino que solo mantuvo contactos superficiales con tres asesores del candidato republicano, con el objetivo de arrojar luz a la incipiente investigación federal sobre los posibles lazos con Rusia en el entorno del magnate.

Un aliado de Trump, el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja y congresista republicano Devin Nunes, lleva semanas exigiendo documentos sobre ese informante.

Pero el Departamento de Justicia se había negado hasta ahora a proporcionarlos por considerar que eso podría perjudicar las operaciones del FBI, una postura que, aparentemente, se han visto obligados a cambiar debido a las presiones del presidente.

Trump insinuó este sábado que el Congreso debía obtener esos documentos, y el domingo exigió en un tuit que el Departamento de Justicia examinara si agentes suyos o del FBI "se infiltraron o vigilaron" su campaña electoral en 2016 "por motivos políticos", y si lo hicieron por orden del Gobierno del expresidente Barack Obama.