Ir a contenido

INQUIETUD EN EUROPA

Los partidos que pactan la formación de Gobierno en Italia estudian salir del euro

La Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas negocian también cancelar parte de la deuda con el BCE

EL PERIÓDICO / ROMA

el presidente italiano, Sergio Mattarella (primero por la izquierda),  durante su encuentro con el líder de la Liga Norte, Matteo Salvini (segundo por la izquierda)  en el palacio Quirinale de Roma.

el presidente italiano, Sergio Mattarella (primero por la izquierda),  durante su encuentro con el líder de la Liga Norte, Matteo Salvini (segundo por la izquierda)  en el palacio Quirinale de Roma. / PAOLO GIA (QUIRINALE PRESS OFFICE)

La salida del euro, la renegociación de los tratados europeos, la cancelación de 250.000 millones de euros de la deuda con el Banco Central Europeo (BCE)... Esas son algunas de las medidas de un borrador de "contrato de gobierno" que han puesto sobre la mesa para negociar un futuro Ejecutivo los dos partidos antisistema de Italia, la Liga, de extrema derecha, y el populista Movimiento 5 Estrellas, según ha publicado la prensa. La filtración de estas medidas ha suscitado una gran preocupación en buena parte de la opinión pública del país, si bien ambas formaciones sostienen que el documento no es definitivo.

De cuajar las negociaciones, que han entrado en su recta final tras dos meses y medio desde la celebración de las elecciones, se conformaría el primer Ejecutivo antisistema en la historia de Italia. Ambos partidos discuten sobre ideas inconcebibles en el pasado reciente de país, como liberar miles de millones de euros por recortes tributarios y asistencia social, incluso pidiendo al BCE que condone parte de la deuda, según informaron a la prensa fuentes próximas a la negociación.

Sin embargo, la Liga y El M5S han sostenido que el borrador al que se hace referencia en los medios italianos está "desactualizado" y que se ha modificado "en gran medida". El líder de la Liga, Matteo Salvini, afirmó que ambas formaciones están "avanzando en el camino correcto" para impulsar lo que llamó como "Gobierno del cambio".  

Por su parte, el líder del M5S, Luigi de Maio, advirtió que si finalmente gobierna con la Liga, el país mantendrá el "máximo diálogo" con Bruselas pero "no será subalterno de ningún eurócrata". "Puedo entender que el acuerdo pueda asustar a cierto grupo de poder europeo', afirmó. 

Sin mayoría suficiente

Ambas formaciones fueron las más votadas en las elecciones legislativas del 4 de marzo, pero ninguna de ellas dispone de la suficiente mayoría parlamentaria para gobernar en solitario. Las dos fuerzas tratan de compaginar sus respectivas propuestas electorales, además de acordar el reparto de ministerios y el nombre de la persona que ejercerá de primer ministro.  

Tanto Salvini como Di Maio han afirmado que están dipuestos a apoyar a una terecera persona si coinciden en el resto de los demás puntos. El dirigente de la Liga, no obstante, afirmó que será ministro "no por el gusto de serlo, sino que entrará en el Ejecutivo  "si hay un programa firmado, con los tiempos fijados y claros".

Entre las muchas medidas que figuran en el documento de 39 páginas se incluyen medidas de "carácter económico, técnico y legal" que permitan a los estados miembros "salir de la unión monetaria, y así recuperar su soberanía" en el ámbito de las divisas. Otra propuesta tiene que ver con la posibilidad de pedir al BCE, dirigido por el italiano Mario Draghi, la cancelación de unos 250.000 millones de euros de la deuda italiana contraída en forma de títulos públicos con la entidad con sede en Fráncfort.

Tan pronto se publicó información sobre el borrador, se desató una catarata de reacciones entre la prensa y los expertos, que cuestionan la iniciativa por su flagrante ingenuidad". Uno de los ejemplos quedaba ilustrado con el título del diario 'La Repubblica' para anunciar los planes del hipotético Ejecutivo: "Destruir Italia para dañar a Europa". La bolsa de Milán vivió una sesión de números rojos. 

Un tribunal envía a juicio a Berlusconi por el 'caso Ruby'

Un Tribunal de Roma ha enviado a juicio al exmandatario Silvio Berlusconi y a su amigo y cantante Mariano Apicella bajo la acusación de corrupción de testigos y falso testimonio en uno de los procesos abiertos por el "caso Ruby", apodo de la menor con quien se acusó al político de mantener una relación. El proceso comenzará el 23 de noviembre.

Según la acusación, el líder de Forza Italia y tres veces presidente del Gobierno italiano, pagó hasta 157.000 euros al cantante napolitano durante varios años para que cambiase versión en el proceso "Ruby", apodo de la joven marroquí Karima el Mahroug, con quien el político mantuvo relaciones sexuales cuando ella era menor de edad, lo que le valió un juicio por prostitución infantil y abuso de poder, aunque finalmente fue absuelto al afirmarse que desconocía la edad de la joven.