Ir a contenido

Las peticiones de asilo crecieron en España durante 2017 frente a caída en UE

EFE

Las peticiones de asilo presentadas en España durante 2017 ascendieron a 31.120, en comparación con las 15.755 del ejercicio previo, mientras que en el conjunto de la Unión Europea (UE) y Noruega cayeron un 43 % con respecto a 2016 hasta situarse en las 709.200.

Esas cifras figuran en el informe anual de la Red Europea de Inmigración publicado hoy, donde también se precisa que en 2017 se adoptaron 980.030 decisiones en primera instancia sobre solicitudes de asilo en los Veintiocho y Noruega, de las cuales 447.650 (45 %) fueron positivas y los demandantes lograron de ese modo el estatuto de protección.

En el caso español, solo se aceptaron 4.670 demandas de las 13.345 resueltas en primera instancia.

Aunque la cantidad de peticiones en el club comunitario y Noruega descendió frente a 2016, todavía se situó por encima de los datos registrados en 2014, lo cual, según el estudio, demuestra que las llegadas relacionadas con el asilo siguen siendo "considerables" en los Estados miembros.

"No es el momento para la complacencia. Incluso si las llegadas siguen siendo relativamente bajas, los flujos migratorios desde Turquía han visto un incremento significativo desde marzo de 2018", declaró el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, durante la presentación del informe en un hotel de Bruselas.

De todas formas, el documento constata que las variaciones entre los diferentes meses del año pasado fueron menos acusadas "comparadas con las fuertes fluctuaciones presenciadas en 2015 y 2016".

Por países, el principal descenso en las peticiones se produjo en Alemania, desde las 745.155 de 2016 hasta las 222.560 del año pasado, mientras que en Italia pasaron de las 122.960 a las 128.850; en Francia, de las 84.270 a las 99.330 y en Grecia, de las 51.110 a las 58.650.

Durante la última década, entre 2008 y 2017, los Veintiocho y Noruega han recibido 5,9 millones de demandas de asilo y 2,1 millones se aceptaron en primera instancia.

De acuerdo con la Red Europea de Inmigración, esas cifras se deben en gran parte a la guerra en Siria, "así como a otros varios conflictos internacionales".

Asimismo, 1,7 millones de solicitantes eran menores de dieciocho años y 357.000 llegaron sin la compañía de un adulto, pero en 2017 los niños no acompañados fueron 31.765, la menor cifra desde 2014 y la mitad de los 63.245 registrados el ejercicio anterior.

El estudio también recalca que para los inmigrantes la integración se mantiene como un "desafío", pues cinco de cada diez están expuestos a la pobreza y la exclusión social frente al 20 % de nacionales en esa situación.

En cuanto a las entradas ilegales en el territorio comunitario durante 2017, pese a superar a cualquier ejercicio previo a 2014, cayeron desde las 511.047 en 2016 a las 204.719 el año pasado, mientras que las estancias al margen de la ley se redujeron desde las 491.918 a las 435.784.

Para la organización, la bajada en los cruces de las fronteras exteriores de la Unión responde al retroceso en el número de solicitudes de asilo, pero también a "controles más estrictos".

De todas formas, las llegadas por la ruta del Mediterráneo Occidental, en la que se encuentra España, alcanzaron un nuevo máximo al llegar a las 23.143 en 2017, en contraste con las 9.900 de un año antes.

El documento certifica, igualmente, que en marzo de 2018 se habían reubicado desde Grecia e Italia a otros Estados miembros de la UE el 96 % de solicitantes de asilo.

En lo referente a los reasentamientos desde países no pertenecientes al club comunitario, la Red Europea de Inmigración constata que hasta el pasado 7 de marzo más de 19.000 refugiados habían podido entrar en los Veintiocho bajo el esquema de reasentamiento de la Unión Europea, activo desde julio de 2015.

Además, alrededor de 12.000 sirios fueron reasentados desde Turquía a partir del acuerdo entre Ankara y Bruselas, en funcionamiento desde abril de 2016.

En cuanto a los retornos de inmigrantes a sus países de origen o a terceros desde los que pueden ser repatriados a sus Estados, llegaron a los 2,3 millones en la última década.

Avramopoulos subrayó que ningún Estado miembro de forma individual puede hacer frente a las llegadas de inmigrantes e instó a reformar el sistema europeo de asilo, regulado por el reglamento de Dublín, sobre el que los países de la UE se habían comprometido a lograr un consenso para junio.

Respecto al próximo Gobierno italiano, manifestó su esperanza de que no realice cambios en "las líneas básicas" de la política migratoria del país.

jug/cr

0 Comentarios
cargando