Ir a contenido

polémica decisión

Trump envía a su hija Ivanka al acto de apertura de la embajada en Jerusalén

El presidente estadounidense cumple su promesa a Netanyahu y traslada la delegación diplomática de EEUU de Tel-Aviv a la ciudad santa.

Ana Alba

Netanyahu en la recepción ofrecida a la delegación estadounidense que asistirá este lunes a la apertura de la embajada de EEUU en Jerusalén.

Netanyahu en la recepción ofrecida a la delegación estadounidense que asistirá este lunes a la apertura de la embajada de EEUU en Jerusalén. / EFE / ABIR SULTAN

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha cumplido la promesa que hizo al primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, y a partir de este lunes, la embajada de su país en Israel estará en Jerusalén. Trump no visitará la ciudad santa para la inauguración, pero ha enviado a su hija Ivanka y a su yerno, Jared Kushner, para que hagan le representen. La enviada de honor ha explicado en las redes sociales que vuelve a Jerusalén "con gran alegría". "Estamos deseando celebrar el 70 aniversario de Israel y su brillante futuro. Rezaremos por el infinito potencial del futuro de la alianza entre EEUU e Israel y por la paz", anunció.

La "hijísima" ha asistido este domingo en Jerusalén a la gala de recepción ofrecida por Netanyahu a una delegación de 250 estadounidenses, integrada por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, congresistas, miembros de la administración y rabinos.
Netanyahu había invitado a 800 personas, entre ellas, 86 diplomáticos extranjeros. Los embajadores de la UE boicotearon el acto, con excepción de los de Austria, Hungría, la República Checa y Rumanía.

Consenso roto

La UE mantiene que las embajadas en Israel tienen que situarse en Tel-Aviv, ya que según el derecho internacional, la parte este de Jerusalén está ocupada por Israel y debería ser la capital del futuro Estado palestino. La comunidad internacional no reconoce Jerusalén como capital de Israel, pero Trump ha roto el consenso.

La gala de Netanyahu ha coincidido con las celebraciones del Día de Jerusalén, jornada en la que los israelís conmemoran la "reunificación" de la ciudad, ocupación a ojos de la ley internacional. Miles de personas, especialmente colonos, han inundado la ciudad vieja.

Las medidas de seguridad en toda la ciudad se han reforzado, sobre todo en el centro y el barrio de Arnona, donde se sitúa la embajada de EEUU. "Unos mil policías se desplagarán en Arnona y el área de la embajada, estamos coordinados con los servicios de seguridad de EEUU. Hemos situado más patrullas y agentes de paisano y hemos aumentado la vigilancia en los vecindarios (palestinos) aledaños", ha explicado el portavoz de la policía israelí, Micky Rosenfeld.

Mañana se celebrarán manifestaciones de protesta junto a la embajada de EEUU en Jerusalén y en localidades palestinas como Ramala.

0 Comentarios
cargando