Ir a contenido

JUSTICIA GRIEGA

Absuelven a los bomberos sevillanos acusados de tráfico de personas en Grecia

La jueza deja en libertad sin cargos a los miembros de Proem-Aid, que se enfrentaban a hasta 10 años de cárcel por cada indocumentado introducido ilegalmente

Durante el juicio han defendido que siempre informaron de sus movimientos a los guardacostas y que fueron a Grecia únicamente a salvar vidas

Julia Camacho

Los tres bomberos, Manuel Blanco, Julio Latorre y Jose Enrique Rodríguez en la puerta del tribunal de Mitilene. / PROEM-AID

Los tres bomberos, Manuel Blanco, Julio Latorre y Jose Enrique Rodríguez en la puerta del tribunal de Mitilene.
Empieza el juicio contra los bomberos españoles de Proem-Aid en Lesbos.

/

Fin a la pesadilla. La justicia griega ha absuelto de todos los cargos a los tres bomberos sevillanos de la oenegé Proem-AidManuel Blanco, Julio Latorre y José Enrique Rodríguez, y los dos voluntarios daneses detenidos hace dos años cuando participaban en el rescate de inmigrantes que huían de las costas turcas en dirección a Grecia. Estaban acusados de tentativa de tráfico ilegal de personas, pese a que en el momento de su arresto no habían salvado a nadie en la embarcación con la que habían salido ocasionalmente, y se enfrentaban a una pena máxima de 10 años de cárcel por inmigrante introducido.

Las lágrimas y los abrazos se desbordaron al oír "inocentes". La vista fue tensa y centrada en las comunicaciones que mantuvieron con los guardacostas griegos tanto en días previos como el día de su detención. Los bomberos explicaron que siempre cumplieron las normas y avisaron de sus salidas a las autoridades griegas, apelando a su condición de profesionales y funcionarios para demostrar su respeto a los protocolos normativos.

Reacción de la clase política

Las reacciones aplaudiendo la absolución de los tres bomberos no se hicieron esperar. "Es una magnífica noticia que esperábamos todos", afirmó José Ignacio Zoido, ministro del Interior.  "¡Enhorabuena! Se ha hecho justicia", escribió en las redes sociales Pedro Sánchez, secretario general del PSOE.

También la ONG Proactiva Open Arms celebró la absolución de los tres bomberos.
"Tenemos que estar contentos porque salvar vidas no es delito, por una vez la cordura ha primado", afirmaron fuentes de la organización humanitaria. 

Actuación "impecable"

Pero sobre todo insistieron en que acudieron a Grecia a salvar vidas, invirtiendo para ello sus propios días de vacaciones, después de quedar impactados con la imagen del pequeño Aylan ahogado en una playa y el éxodo de miles de sirios. Los guardacostas griegos ratificaron esa colaboración y actuación “impecable”, subrayando que ellos mismos solicitaron su ayuda varias veces.

Según explicó Blanco, el abogado que lleva su defensa ya les había dicho que la causa era “vaga e imprecisa”, aunque aún así el caso llegó a juicio. No obstante, la esperanza no la perdían, y tenían el billete de vuelta para el próximo 10 de mayo. Durante la vista, han estado acompañados por diputados andaluces de PSOE, PP, Podemos y C’s, y la consejera andaluza de Justicia, Rosa Aguilar, quien llegó a declarar como testigo para explicar cómo Proem-Aid participa en rescates en el extranjero y en España.

Mantener la ayuda en el mar 

De hecho, ya tienen en mente lograr fondos para ir a Libia a seguir ayudando. “Los focos están puestos ahora sobre nosotros, pero el verdadero problema es que sigue ahogándose gente en el mar”, dijo Blanco, quien lanzó un mensaje en defensa de otras oenegés criminalizadas por su solidaridad. “La jueza ha dejado claro que salvar vidas no es un delito”.

La surrealista pesadilla comenzó el 14 de enero del 2016. Su zodiac estaba en reparación, por lo que cuando recibieron una llamada de la oegené Team Humanity para buscar una lancha a la deriva no lo dudaron. Al regreso a puerto, sin localizar la embarcación, fueron interceptados por los guardacostas griegos y detenidos junto a los dos voluntarios daneses por facilitar el tráfico ilegal de inmigrantes. Inicialmente, también de posesión de armas, ya que portaban un cortacabos de punta roma reglamentario en los chalecos salvavidas, aunque este delito fue archivado.

Una situación inexplicable

Aún hoy no se explican qué pudo pasar esa noche, porque siempre dieron cuenta escrupulosa de sus movimientos a las autoridades. “Nos han llegado a decir que estábamos en el sitio equivocado en el momento equivocado”, apunta Blanco, vicepresidente de la oenegé. La oenegé no dejó de trabajar en la zona hasta finales del 2017, pero nadie más ha sido detenido.